Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Dick Bocazas Cheney y otros fantasmas de la Guerra Fría [2]
3 jun. 2006
Condoleezza
Si no lo has hecho aún, te ambientarás mucho mejor
revisando el capítulo inicial antes de continuar

Los rusos deben reconocer que tenemos intereses legítimos en países limítrofes con Rusia, con los cuales estamos desarrollando relaciones [declaraciones muy recientes de la Secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice] ... Intereses, por ejemplo, como favorecer la westernización apresurada de Ucrania y allanar el camino para su ingreso en la OTAN -a ser posible, en compañía de Georgia-, aunque para ello deban hacerse unas cuantas renuncias, pues la simple presencia de la Armada rusa en Crimea y la existencia de regiones secesionistas en suelo nominalmente georgiano [Abakhazia y Ossetia del Sur] impiden, hoy por hoy -estatutos en mano-, la adhesión de estos dos becarios a la Alianza Atlántica.

En realidad, cuando la Sra. Rice habla de intereses legítimos en el espacio postsoviético, se sirve de un elaborado subterfugio retórico para el consumo, cuya traducción no permite demasiadas apelaciones: colisión frontal, total y creciente de aspiraciones en el territorio de referencia.

De una parte, Moscú pretende retener, afianzar o acrecentar, según el caso, su ascendiente entre las nuevas Repúblicas que integran la CEI, las cuales dibujaban el cinturón periférico de la Unión Soviética sólo quince años antes. En el extremo opuesto del tablero tenemos a Washington, cuyo indiscutible liderazgo mundial desde la liquidación de la URSS podría declinar a medio plazo si la nueva Rusia, inmensamente rica en recursos de toda índole, se consolida finalmente como heredera natural del legado soviético [en sentido amplio]. De ahí sus movimientos, cada día más nerviosos, en Ucrania y Georgia; y también esas llamadas subliminales a la sumisión de Polonia y los Estados Bálticos, destinados a incordiar sin horizonte en la frontera nororiental de la UE -peligrosa tarea, por cierto, si la situación se descontrola-. Y, cómo no, las mil y una maniobras diseñadas para asegurar la posición en el Asia Central ex soviética, rica en hidrocarburos.

A su vez, la Unión Europea, medalla de plata interina en la configuración del nuevo escenario mundial surgido tras el final [aparente] de la guerra fría, deberá asumir -sí o sí, desde mis gafas- un papel progresiva e inevitablemente tercerón; dejando de lado las actuaciones paralelas que Francia, Alemania y Gran Bretaña lleguen a promover en beneficio propio [como viene siendo habitual] .

Con semejante panorama de cuerpo presente, y aún observando los protagonistas unos modos mucho más estéticos que antaño –pues los mercados de valores tiritan en cuanto alguien eleva la voz-, las actitudes de fondo se hallan teñídas de genuina hostilidad al alza; nada de simple rivalidad, como pretenden hacernos creer con el aval clientelista o desubicado de una parte del circo mediático.

Seré más claro aún: nadie en el lado de los autoproclamados buenos se atreverá a decir publicamente que si Ucrania -el ruso del sur, hasta no hace mucho- ingresa finalmente en la OTAN, los ánimos antioccidentales se dispararán en Rusia. Y no me refiero únicamente a la clase política, sino a la sociedad civil en conjunto [Javier Solana lo sabe muy bien; pero dudo sinceramente que lleguemos a escucharle abordando sin tapujos tan escabrosa cuestión].



Un célebre analista ruso reflexionaba recientemente al hilo del asunto, y resumía su tesis de esta guisa tan gráfica: el síndrome de ‘fortaleza sitiada’ podría tener un impacto muy negativo en las relaciones Rusia-UE y ahondar en los problemas energéticos -de Europa, claro-. La guerra fría soterrada se dejaría notar más. 

Y, claro, uno lee algo así y la pregunta del millón surge de manera instintiva: ¿por qué Estados Unidos y la Unión Europea continúan arriesgándose a descubrir cuánto aguantarán esta vez en Moscú? ¿Por qué vivimos una reedición de la guerra fría –nunca formalmente declarada- si nadie parece hoy enemigo de nadie?

Aplicarse a la tarea de responder, demuestra –una vez más- que el poder se sirve esencialmente a si mismo, despreciando olímpicamente a quienes lo legitimaron en las urnas.

Cualquier individuo normal, perteneciente a un entorno socioeconómico normal, vive despreocupado frente a la procedencia del gas o la electricidad que consume en su domicilio o empresa en tanto cuanto existan garantías objetivas de suministro y precio. Tal es el principio que soporta la liberalización de los mercados en el contexto de las economías modernas.

No obstante ello, la cosa no es tan simple. Es decir, sí pero no. Las fuerzas vivas del sistema –que no se dejan ver en escaño alguno de Parlamento alguno, ni falta que les hace- no contemplan con la misma simpatía a unos u otros proveedores; sean cuales sean sus circunstancias individuales objetivas. De hecho, toda la política norteamericana en Oriente Medio, el Cáucaso y Asia Central tiene por objeto encontrar un sistema solvente para puentear a Rusia y reducir su creciente protagonismo frente a las necesidades energéticas de Occidente.

Petróleo, por ejemplo: dependemos de los países árabes mayoritariamente. Si la situación se desmadrase mañana, por ejemplo, siempre cabe el recurso a la fuerza -algo malo habrán hecho que lo justifique; seguro-. Ni todos los regímenes árabes en bloque lograrían oponerse al poderío militar de EE.UU o la OTAN.

Si hablamos de gas natural, en cambio, cuyo valor estratégico a medio plazo supera netamente al del petróleo, la película de los hechos es muy diferente. Muchísimo. Rusia posee un tercio de las reservas mundiales –casi nada!!- e Irán, su aliado de facto, otro 17% [la mitad del preciado combustible en manos de dos indeseables!]. El 50% restante se reparte desigualmente, aquí y allá; pero unos pocos países ex soviéticos atesoran los mejores depósitos. Y no se puede recurrir a la fuerza contra el Kremlin; por razones obvias.

De modo que el juego consiste en guardar las apariencias, forzar una sonrisa ante las cámaras –reunioncitas del G8, encuentros bilaterales o multilaterales varios y zarandajas por el estilo- y ver entre tanto el modo de sabotear la imparable progresión de la Federación Rusa, que a punto estuvo de resultar definitivamente neutralizada cuando el enemigo depredaba en Moscú en representación de intereses bastardos bajo la apariencia de estar gobernando [que así se escribe la verdadera Historia de la transición rusa entre 1991 y 2000].

Los habituales de este espacio quizá encuentren recurrente mi perseverancia en el argumentario. A título autoexculpatorio, me atreveré a decir que dicha reiteración debería facilitar el aterrizaje y la inmersión a los menos familiarizados con la temática. Además, ¿cómo no ser recurrente cuando los hechos se repiten sin fin y la película de los mismos se falsea por sistema y sin medida?

Hoy, ahora mismo, preocupa seriamente el modo en que Moscú ha ido ganando influencia en la UE –por no hablar de China e India-. Preocupa la impresionante capitalización del ente público gasista Gazprom, que ya es la tercera Compañía del mundo por dicho concepto. Preocupa –y cómo- la ya inevitable independencia económica de Rusia, expresada en una reducción acelerada de la deuda externa, unas reservas de oro y divisas cuyo crecimiento sostenido causa asombro, y un fondo estabilizador multimillonario creado con inteligencia a partir de los petrodólares.

¿Y si tanto éxito termina por embriagar a estos soviets camuflados y despierta en ellos viejas pasiones imperialistas aletargadas? He aquí la gran pregunta que atormenta a los ideólogos más rancios de la Administración norteamericana. Y con esa paranoia como telón de fondo, prácticamente todo se resume a una estrategia preventiva multivectorial destinada a contener males potenciales de origen ruso [la Unión Europea, por supuesto, dejándose llevar; fuera de juego como siempre].

Etiquetas: , , , ,

 
9 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el viernes, 02 junio, 2006. Anonymous tona julia escribió…

    Acabo de ver la caricatura de Alonso,es magnífica.La Pulga conoce al autor,al cual pienso visitar en próximo viaje a La Coruña.Ya son cuatro meses si él,y tres años sin Purita.¡Los echo tanto de menos!.
    Pensaba enviarte una de las frases ingeniosas de mi genial "enemigo",Cicerón,pero ....
    ¡Que los ángeles llamen a tu puerta!.
    Tona Julia.

     
  • Publicado el domingo, 04 junio, 2006. Anonymous Nurgle escribió…

    Al respecto podemos recordar las palabras del secretario de defensa de los EEUU Donald Rumsfeld, que urgió a Rusia, China y Corea del Norte a la apertura y democratización, al tiempo que condenó el apoyo de Asia a Irán, al que se refirió como el país más terrorista del mundo.
    El titular de Defensa estimó que aunque la cooperación en materia de seguridad en Asia se encuentra en expansión, dicho proceso podría verse frenado si Rusia, China y Norcorea no muestran una mayor apertura en sus asuntos y reducen su nivel de amenaza.
    En el caso de Rusia, Rumsfeld criticó la presión que esa nación ejerce sobre los países vecinos, y al referirse a Corea del Norte hizo mención a los programas nucleares de esa nación, así como a lo que se refirió como la creciente militarización de China.
    En ese sentido, el funcionario estadounidense advirtió que "vigilaremos de cerca el camino de éstas naciones", ya que según dijo "cada vez hay más países libres, pero la libertad se encuentra bajo constante amenaza por los planes de regímenes violentos e ilegales".
    Estados Unidos se encuentra preocupado por lo que llama una aumento notable del presupuesto destinado por China a su militarización, por lo que ha exigido que esa nación de cuentas transparentes de sus intenciones.
    "Hay aspectos de las acciones de China que pueden complicar su relación con otras naciones. La falta de transparencia respecto de sus inversiones militares evidentemente causa preocupación para algunos de sus vecinos", apuntó.
    Se puede decir mas alto pero no mas claro, para el ministro de defensa de un pais que gasta en su ministerio mas que el resto del mundo junto (mas de 450 mil millones de dolares algo asi como casi la mitad del PIB español) y que no puede pacificar un pais que ocuparon ilegalmente y con mentiras; es preocupante lo que pueda gastar China. Llama a Iran el mayor patrocinador mundial del terrorismo, pero protegen a la Casa de Saud en Arabia que financia todas la nadrassas Wahabitas a lo largo del mundo (incluida la de la M-30 en Madrid que tanto tubo que ver con el 11-M), financiaron o financian aun al FIS y al GIA argelinos que desangraron al pais en una guerra civil, a los talibanes en Afganistan, a los islamistas Kasmires, al Frente moro en Filipinas, a los Wahabitas en el Caucaso ruso, etc, etc......etc. pero como son su principal suministrador de petroleo no cuentan. Rusia presiona a sus vecinos, claro lo que ellos hacen con Venezuela, con Bolivia, las maniobras en la sombra en Nicaragua y en Peru no son presiones, el forzar a los Ucranianos a integrarse a la OTAN a pesar de los sentimientos mayoritarios de la población (ya se vera como terminan las manifestaciones en Teodosia (Crimea) que se van extendiendo por todo el este del pais).
    Saludos y perdona el toston.

     
  • Publicado el domingo, 04 junio, 2006. Blogger César escribió…

    Creí que conocías la existencia de ese dibujo, Tona Julia ... jeje. Lástima no tener uno similar de Doña Purita!
    Un beso, hermana.

    Nurgle, no deberías disculparte por contribuir a mejorar este rincón con la solvencia que caracteriza tus aportaciones. En todo caso, soy yo quien ha de mostrarse agradecido. Dicho queda.

    Y tras leerte, lo que me viene a la mente -como denominador común de la política exterior norteamericana-, es que todos los inquilinos de la Casa Blanca parecen regirse por un principio esencial y perenne: haz lo que yo diga, no lo que yo haga.

    No obstante, a pesar la naturaleza obvia de mi propia militancia, reconozco en Washington una coherencia que ya me gustaría percibir algún día entre los teloneros de Bruselas.

     
  • Publicado el martes, 06 junio, 2006. Anonymous Anna escribió…

    Tan espesito como interesante. Me los he leído dos veces para asegurarme (los dos artículos) y eso me hace pensar que los fantasmas de la guerra fría que citas en el título no se han dejado ver demasiado (lo mismo se trataba de uno de tus detallines alegóricos)

     
  • Publicado el martes, 06 junio, 2006. Blogger César escribió…

    Nada de detallines alegóricos, Ana de las dos eNes. De guerra fría y fantasmas va la siguiente entrega [mañana, si los Dioses no me cambian la agenda]. Pegadita te quedarás cuando leas algunas cosas ...

     
  • Publicado el viernes, 09 junio, 2006. Anonymous Anónimo escribió…

    Nunca fueron unos indeseables tan "apasionadamente" deseables.

    Cruz

     
  • Publicado el sábado, 10 junio, 2006. Blogger César escribió…

    Confiésalo, Cruz: a ti te mola el caviar iraní :))

     
  • Publicado el sábado, 10 junio, 2006. Anonymous Anónimo escribió…

    Y el Ruso tambien, por supuesto, siempre que sea del Mar Caspio y de un esturion adulto. Lo que no me gusta tanto es "El Monstruo del Mar Caspio", seguro que sabes que es... jeje

    Un beso, Cruz

     
  • Publicado el martes, 15 agosto, 2006. Anonymous Anónimo escribió…

    Creo ke estamos viviendo la segunda edicion de la guerra fria... pero esta ves parece ke sera mas interesante...

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter