Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Vladímir Voronin: haz lo que yo diga, no lo que yo haga
29 nov. 2005
Vladímir Voronin, Presidente de la República de Moldavia
.
Voronin viajó a Moscú el pasado fin de semana. Supuestamente, se trataba de una visita privada. Después de todo, al Jefe del Estado moldavo siempre le ha gustado la capital rusa. Incluso hubo un tiempo en que parecía el más ruso de todos los líderes postsoviéticos. Sin embargo, como diría nuestro célebre y siempre ingenioso Alfonso Guerra, a la vuelta de poco más de dos años, no le reconoce ni la madre que le parió.
.
Cuando no era sino un aspirante cualificado al trono, Voronin parecía encantado con la idea de reafirmar la orientación de su país en el seno orbital de la Federación Rusa; con pretensiones mucho más modestas que las de su homólogo bielorruso, Alexandr Lukashenko, quien propugnaba una especie de Confederación bicéfala -o casi-, al estilo del viejo modelo romano, inspirado en aquel peregrino y funesto principio de un Imperio, dos Emperadores [Roma y Constantinopla].
.
Pero la evolución de las especies -políticas, of course-, una vez instaladas en la cúspide del ecosistema, se concreta corrientemente en mutaciones extraordinarias. De pronto, una buena mañana, encontramos que donde decían camarada -továrish-, ahora dicen hijoputa -o viceversa-, y que las inquebrantables vocaciones de antaño se han metamorfoseado en las abdicaciones del presente, elevando hasta la plenitud ese clásico aforismo que proclama el valor relativo y situacional de la verdad ... Vivir para ver!
.
Y mientras el ciudadano medio [y normal] moldavo al que preguntamos se muestra temeroso ante la eventualidad de cualesquiera sanciones económicas provenientes de Moscú –su primer cliente y proveedor de casi todo-, el Jefe del Estado saca pecho –en público- declarando ante los medios que si Rusia suspende las compras de vino procedente de Moldavia, estará atentando contra sus propios intereses, pues rusos son los más destacados empresarios del sector vinícola en el país.

Pero no termina ahí la broma. Como si el Poder y quienes le han encumbrado residiesen en planetas diferentes, la gente comentaba en
las calles de Kishinev que, caso de materializarse la amenaza rusa de facturar el gas a precios europeos -más del doble del que vienen abonando-, estarían condenados a congelarse en invierno. Entre tanto, Voronin, Presidente de una nación cabalmente asustada ante lo que podría acontecer mañana mismo, no se recataba a la hora de asegurar al corresponsal del diario ruso Kommersant, a comienzos del pasado Octubre, que si Rusia intenta facturarles el gas como ya ha sido anunciado, solicitará una línea de crédito en Europa para comprarlo o pedirá a Bruselas que le sea facilitado el preciado combustible en condiciones más convenientes [es decir, a costa de las arcas europeas].

Mi último resto de fe en Vladímir Voronin se esfumó definitivamente tras semejante acto de chulería sin avales. Porque no cabe en cabeza humana que el Presidente de esta joven República, por muy ingenuo que sea, respalde íntimamente sus propios alegatos. De modo que faltan capítulos en esta serie de disparates encadenados o sobra incompetencia [ambas cosas, en mi opinión].

Un mes después de la arrogante demostración que acabamos de resumir –el pasado fin de semana-, más solo que un paria y sin apoyo occidental u oriental alguno, el líder moldavo, oficialmente en viaje privado, recorría los pasillos del Kremlin buscando en primera instancia un encuentro con Putin –que no quiso darse por enterado- y aviniéndose sobre la marcha, resignado, a debatir con alguien de menor rango. El resultado de pasados talantes fue que ningún funcionario relevante de la Administración rusa se molestó en cruzar palabra con tan ingrato personaje.

No puedo asegurar aquí y ahora qué objetivos perseguía Voronin en esa desesperada acción de llamar a las puertas del Kremilin un sábado y de incógnito. Su presidencial gesto parece casi infantil –o sin casi-. No obstante, aunque el interesado no ha comentado nada al respecto –ni lo hará-, no hay que ser un lince para entrever el debilitamiento acelerado de aquellos pilares, sociales y partidarios, que venían sustentando su posición institucional y su imagen pública. A partir de ahí, tiendo a pensar que esas gestiones a escondidas eran como un acto de contricción sin ceremonias ni fotógrafos. Y supongo que la recompensa esperada consistiría en una dulcificación perceptible de la actual tendencia, progresivamente endurecida, de la política exterior rusa en relación con Moldavia ...
.
Visto el panorama desde mis gafas, Moscú ha incluido a Voronin, definitivamente, en su lista negra. Pero no recurrirá a mecanismos informales para apartarle del poder –pudiendo hacerlo, técnicamente-, sino que evitará todo protagonismo inconveniente dejando para los mismos moldavos la tarea de convertirle en culpable neto de cuantas calamidades sobrevengan a la nación mientras el statu quo actual persista. Y cuanto más lo haga, más culpable resultará.

¿Cómo se manifestará, llegada la hora del parto, la solidaridad de Víktor Yúschenko, Mikhaíl Saakhasvili, George Bush, o de la mismísima Unión Europea?
.
Predicción [personal y transferible]: haciendo mutis por el foro -jerga teatral que bien podríamos traducir como si te he visto, no me acuerdo, továrish.
.
Cuando mides metro y medio y te comportas como si tu estatura fuese cuarenta centímetros mayor, tarde o temprano tendrás que afrontar las consecuencias.

¿Quién asesora a Vladímir Voronin? En mi modesta opinión, el enemigo.
.
© fotografía: Коммерсантъ

Etiquetas: , , ,

 
3 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el miércoles, 30 noviembre, 2005. Anonymous Nurgle escribió…

    Pero que malisimo es el presidente ruso, ¡ni mandar a un misero funcionario a que lo recibiese! Sin duda tendrá la oportunidad de que se le pasa el disgusto este fin de semana durante la ceremonia de la firma del tratado fundacional de "Opción Democrática" junto al presidente Ucraniano , el georgiano mas algunos insignes miembros de la UE como Letonia, Polonia etc.
    Mientras tanto la prensa letona cae en la cuenta cuenta de que va en serio y le van a plantar un gasoducto en frente de sus narices y no lo puede evitar, porque además sus socios de la UE ven su futuro en el gas ruso, y se preguntan si tanto mirar al pasado no les ha impedido ver el futuro.

     
  • Publicado el jueves, 01 diciembre, 2005. Blogger César escribió…

    Tan ácida como certera tu apreciación, Nurgle. Esperaba mucho más de Vladímir Voronin.

    Cuando llegó a la Jefatura del Estado, a comienzos de 2000, tras los primeros instantes de desconcierto, me alegré sinceramente, como uno más de mis compañeros moldavos que habían votado por él. No me hacía especial ilusión ver cómo los Comunistas, con ideas bastante abstractas y todavía inspirados en idearios económicos surrealistas, intentaban poner orden en la desastrosa contabilidad moldava. Pero Voronin tenía entonces un rumbo que podía trazarse perfectamente, y no se avergonzaba de la herencia rusa como tantos otros chaqueteros que pueblan la Administración y el Parlamento de la República.

    Siempre ha sido un personaje vehemente y de sutileza justita; por no decir escasísima. Sin embargo, su capacidad teórica es muy superior a la de Mikhail Saakhasvili. Parecía saber qué clase de amigos le convenían ...

    En fin, el tiempo ha demostrado que tener cerebro y saber usarlo no son necesariamente antecedente y consecuente. No obstante, sigo perplejo cada vez que repaso el curso de los acontecimientos y el modo en que se ha llegado a la situación actual. No me cabe en la cabeza que Voronin haya tenido las santas narices de echar un pulso al mismísimo Putin, dando por sentado que todos, desde Washington hasta Bruselas, saldrían en su auxilio cuando el ruso le sacudiese el primer bofetón.

    Por mi, ya pueden desahuciarle [políticamente, claro]. Se lo ha ganado a pulso. Pero me duele por lo que me duele ... Y me duele.

     
  • Publicado el viernes, 02 diciembre, 2005. Blogger César escribió…

    FE DE ERRATAS.- Hay un error de calendario en mi comentario anterior: en la primera línea del segundo párrafo, donde dice "a comienzos de 2000", debe decir "a comienzos de 2001".

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter