Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Tribulaciones de un aspirante a blogger
miscelánea dominical
23 oct. 2005
USA-imago
.
Hubo un tiempo en que las guerras obedecían a razones fácilmente identificables -eso cuando no habían sido previa y explícitamente pregonadas por las partes. Por supuesto, al decir razones, sólo estoy aludiendo a los argumentos, y no a presuntas justificaciones con visos de legitimidad. Motivación y legitimación no son sino vectores de una misma realidad, no necesariamente coincidentes.

Pero la lógica es situacional. Así que la de antaño no sirve como referente. La luz eléctrica lo cambió todo

Obviamente, ésta –la de la luz- es una racionalización a posteriori. Ni siquiera en el arranque de la IIª Guerra Mundial existía plena conciencia del inmenso poder estratégico implícito en el control de los recursos energéticos. Sencillamente, la maquinaria industrial no había dado el salto definitivo en 1939. De hecho, Hitler pensaba en el petróleo como si de una munición más se tratase. Lo necesitaba para proporcionar a sus Divisiones Panzer y a la Luftwaffe la movilidad precisa. Nadie sospechaba entonces cuánto jugo atesoran los hidrocarburos.

Todo ha evolucionado radicalmente desde el armisticio. La espiral desarrollista alcanzada por el primer mundo es tal, que cualquier tropiezo mínimo se traduce en costes multimillonarios derivados de una pérdida de posición competitiva. La locomotora estadounidense, la europea, la rusa, la japonesa, la china y la india -las demás son subsidiarias- se desajustan y tambalean con sólo intuir la sombra de una crísis energética en el horizonte. Una simple amenaza virtual llega y sobra para desencadenar reacciones contundentes de carácter preventivo [ dame hechos, que yo te daré justificaciones].

Unicamente Rusia es autosuficiente [todo un dato, por obvio que parezca]. Estados Unidos ya ha excedido hace mucho tiempo la disponibilidad de sus fuentes para seguir abasteciendo en solitario la demanda interna; sin embargo, no por ello renunciará a su objetiva condición de primera potencia mundial, pues de ello depende su bienestar. Todo el aparato industrial USA está diseñado para ser rentable siempre y cuando persista su liderazgo mundial. Una productividad tal resultaría en harakiri si las posiciones se alterasen significativamente, pues no hay modo de que la sociedad norteamericana digiera todo lo que su infraestructura real es capaz de generar. Y para mantenerla y afianzarla se necesita energía: ingentes cantidades de energía en forma de gas, petróleo y combustible nuclear.

A partir de ahí -ésa es, al menos, mi comprensión de la película- podemos hablar de fatalismo y de lo inevitable de ciertas acciones archiconocidas. De suerte que la guerra de Irak era o sí, y la de Afganistán lo era igualmente -incluso antes-, si bien dispuso de una coartada extraordinaria, gracias al trístemente célebre 11 S, de la que se ha derivado un enorme y oportunísimo silencio cómplice en todo Occidente [y en Rusia, China e India, por descontado].



La falacia de subyace tras el conflicto afgano reduce a la categoría de travesura esa otra acreditada mentira de las armas de destrucción masiva de Sadam. Qué curioso, ¿verdad? Nadie cuestiona seriamente la trastienda de esta otra película -es decir, los grandes medios de comunicación pasan de puntillas sobre el asunto-. Y sin embargo, tan cierto como que me llamo César, no son ni la Democracia ni el derecho a la vida de los lugareños lo que la OTAN está salvaguardando en Afganistán. En este otro cabaret, a diferencia del iraquí, actúan todas las cabareteras occidentales ... Ni siquiera ZP el Terrible ha logrado zafarse!

No hay nada en el subsuelo afgano que merezca la atención de las economías occidentales –cabría decir-. Cierto. El subsuelo de esa desgraciada nación carece de interés. Pero ocurre aquí, como en los mejores thrillers, que la clave está a la vista, descaradamente, en tanto que nuestras miradas, víctimas de una manipulación tan hábil como sistemática, apuntan confiadas hacia el lugar equivocado.

pipelines
Oleoductos y gasoductos: Afganistán -en blanco- aparece en todas las quinielas

Afganistán tiene la desgracia de ser la mejor vía de tránsito posible para el petróleo y el gas del Caspio hacia los muy sedientos mercados asiáticos –China, India y Pakistán de entrada. Un negocio estable y lucrativo para las naciones productoras –ex soviéticas casi todas- y más lucrativo aún para los consorcios petroleros Occidentales que pretenden explotar los gasoductos y oleoductos transafganos, si el territorio alcanza una estabilidad lo bastante amplia como para ejecutar los multimillonarios proyectos existentes desde hace varios años [los más forofos de la geopolítica euroasiática quizá encontrarán interesante la lectura o repaso –según el caso- de una serie de varios capítulos relacionados con el tema, publicada en esta web varios meses atrás] .

Y el postre para el final: ¿por qué diablos el gran circo mediático occidental ha decidido marginar esta interesantísima película? No existe respuesta objetiva –esto es, demostrable-, puesto que el problema me lo estoy inventando con la única finalidad de tomar el pelo a los visitantes de esta web [como han hecho otros antes que yo para mofarse del incauto de turno].

Así, a falta de elementos probatorios, resumiré mi teoría particular. Y lo haré sirviéndome de un símil de ficción, ya que -insisto- todo esto no es –oficialmente- sino una pura elucubración a medio camino entre la mofa y la disidencia [en momentos así celebro de veras no estar percibiendo ni un céntimo por aporrear el teclado de mi portátil]:

Imaginemos un periódico o una cadena de TV cualquiera, con sus noticieros, su proverbial imparcialidad –amén-, etc. ¿Cómo financian esa incansable búsqueda de la verdad con que iluminan diariamente la conciencia de tantos lectores o espectadores? Con Publicidad, claro está.

Imaginemos ahora una negociación entre los responsables de publicidad del medio y la Dirección de una gran Compañía Petrolera occidental, dispuesta a invertir varios millones de uros en la típica campaña de imagen previa a una gran ampliación de capital.

Imaginemos también que unos reporteros del medio en cuestión llevan varios días preparando un reportaje sobre el lado oscuro del negocio petrolero en diversos escenarios, que incluyen el Asia Central y la situación de los grandes mercados asiáticos antedichos.

Imaginemos, por último, que los directivos de la Petrolera han hecho sus deberes y conocen los planes del medio en que habían pensado dejarse los millones, o, aún sin conocerlos, imponen ciertas condiciones acerca de lo que entenderían como conducta impropia del canal publicitario.

Pregunta: ¿Prevalecerá el sagrado deber de informar, que tanto preocupa a los editores, según ellos mismos? ¿O será, tal vez, ese otro sagrado deber empresarial de presentar una cuenta de explotación saneada ante la Junta de Accionistas?

Respuesta: los Talibanes son unos cabrones y el mundo libre debe hacer cuanto esté en sus manos para preservar la integridad de las personas, en general, y el derecho de las mujeres afganas a llevar minifalda y fumar en público –en particular, of course-. Todo el planeta se hallará bajo una gravísima amenaza si no somos capaces de conjurar a tiempo el peligro integrista. Amén.
Y ya está bien por hoy. Si el ejemplito te provoca desazón, tómalo como una pequeña broma dominical …

Etiquetas: ,

 
3 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el domingo, 23 octubre, 2005. Anonymous Nurgle escribió…

    Lamentablemente, broma poca, despues de la caida en el 93 del regimen comunista de Najibulah,en Afganistan se produjo una autentica sangria entre los distintos señores de la guerra nombres como Masud, Ali Kan, Dostun (que primero sirvio a los comunistas y luego al ver la inevitable caida cambio de bando, algo muy comun en Afganistan por otra parte)se hicieron tristemente famosos por causar mas muertos que los rusos. En en el 96 a la vista del caos, oscuros generales pakistanies y el servicio secreto saudi apoyaron a una milicia nacida de las madrasas deobandistas que se llamaban a si mismos Talib (estudiante del coran), que con la promesa de paz consiguioeron mucho apoyo en contra de los señores de la guerra. Importantes compañias petroleras anglosajonas intentaron negociar con ellos en busca de un objetivo, el mismo por el cual se apoyo la independencia de Chechenia, conseguir acceso a los supuesto ricos llacimientos de asia central y el mar Caspio evitando a Rusia e Iran. El porque no fructificaron esas negociaciones se le puede atribuir al caracter retrogrado de los talibanes o incluso a la influencia de cierto aristocrata arabe de todo el mundo conocido(Antiguo agente de la CIA enla lucha contra el terror rojo)

     
  • Publicado el domingo, 23 octubre, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    El ejemplito me provoca panico, vamos, que me veo ya con el chador o el burka.
    Un dato: El chador o burka es una prenda que no viene del Islam; la tradicion de cubrir la cabeza de las mujeres con un velo era una imposicion que ya existia 17 siglos antes del nacimiento de Mahoma. Lo ideal seria preguntar a las mujeres musulmanas si quieren cubrirse o no, y que decidan ellas. Pero como todo es una retorica mas de las muchas que nos someten, pues es mejor dejar la cosa para males mayores. Es decir, que estoy segura que no es ningun problema para las mujeres musulmanas el velo, si primero se respetan sus derechos mas fundamentales de seres humanos y libres. Lo otro es insignificante a estas alturas de la pelicula.
    Insisto: "Ninguna potencia por muy potencia que sea, tiene ningun derecho a utilizar la fuerza contra ningun pais, y menos en inferioridad de condiciones".
    Por otro lado, lo que me provoca desazon es imaginar a EE.UU. dueño del mundo y no solo en teoria.
    ¿Imaginas que pasaria entonces?, Creo que ahi Rusia tiene mucho que decir. Buenas noches. Cruz

     
  • Publicado el martes, 25 octubre, 2005. Blogger César escribió…

    En todo caso, visto lo visto, Nurgle, lo del pasillo transafgano va camino de convertirse en un remake peculiar de La Historia Interminable. Gorbachev no supo o no tuvo arrestos en su día para zanjar la cuestión, y ya veremos cómo evoluciona el avispero creado por Bush doce años después.

    Cruz, no sólo Rusia tiene mucho que decir -que ya lo dice con su peculiar retórica no verbal-. Verás cuando los chinos comiencen a hablar en voz alta. Preparémonos para adoptar nuevos esquemas mentales ...

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter