Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Ucrania - última hora: Rusia perdona a Yulia Tymoshenko
26 sept. 2005
Actualización [27 de Septiembre] - ver al final del post
.
Esta es la ficha de Yulia Tymoshenko en Interpol
.
Visita la Sección de Fotografía - Посещай Площадь Фотографии
.
La noticia tiene apenas cinco horas [son las 15.00] y sólo sé que la Fiscalía Rusa ha cerrado las causas que mantenía abiertas contra la ex Primera Ministra ucraniana ... También sé que el morbo está servido desde ya.
.
Espero recopilar información solvente a lo largo de la tarde. El espacio queda, pues, abierto para actualizaciones sobre la marcha.
.
Así pueden leerse las razones oficiales de este interesante golpe de efecto en la última edición de Kyiv Post:
Russia's main military prosecutor's office had canceled the international arrest warrant it had issued a year ago because Tymoshenko had provided investigators with necessary "explanations" over the weekend and agreed to show up voluntarily for questioning in the future, the prosecutor-general's press service said in a brief statement. Tymoshenko's spokesman, Petro Yakobchuk, said the former prime minister had been in Moscow Sept. 25 and was questioned by prosecutors.
No guarda relación directa con la noticia que ilustra este post, pero la reseña de Ria Novosti, que transcribo literalmente a continuación, arroja un poco de luz sobre los perfiles de la sociedad ucraniana ante la enorme tomadura de pelo que sufre desde que aceptó como bueno que un mundo de color naranja sería igual que un mundo de color rosa.
.
Obviamente, les engañaron:
Kíev, 26 de septiembre, RIA Novosti - El Presidente ucraniano Víktor Yuschenko y la ex Primera Ministra Julia Tymoshenko registran los índices de popularidad más bajos desde el cambio de poder en esta República, según ha arrojado el sondeo de opinión que el Centro Nacional de Estudios Económicos y Políticos realizó del 9 al 16 de septiembre entre 2.011 personas en todas las provincias de Ucrania.
.
El 21,4% de los encuestados manifestó haber apoyado sin reservas la política que promovía Tymoshenko (31,9%, en agosto; 47,3%, en abril; 41,5% en febrero), mientras el 36,1% de los encuestados desaprobó su gestión (31,6%, en agosto; 19,7% en abril; 28,7% en febrero.
.
El 19,8% de los encuestados respaldó la actividad de Víktor Yuschenko en el cargo de Presidente (33,2%, en agosto; 49,0% en abril; 48,3%, en febrero), mientras el 34,1% desaprobó su gestión (29,4%, en agosto; 21,9%, en abril; 23,3%, en febrero).
.
Valorando los objetivos que buscan alcanzar Yuschenko y Tymoshenko, el 43,1% y el 43,3% de los encuestados manifestó que promovían al primer plano los intereses propios y los de su entorno político.
Actualización [27.09] - El texto que reproduzco a continuación, aparecido en la primera edición del diario ruso Kommersant de hoy, es una de las pocas reflexiones que pueden consultarse por el momento en relación con la trastienda del acauerdo entre Yulia Tymoshenko y la Justicia rusa [una especulación cabal, aunque obligatoriamente falta de profundidad]. Menos es nada:
Yesterday, Kiev was discussing the possible motives that made Timoshenko go to Moscow. Yuri Karamzin, Supreme Rada’s Deputy from the presidential faction ”Our Ukraine” in a conversation with Kommersant called Timoshenko’s visit a good move, although a late one. “Ukraine paid dearly for Timoshenko’s personal problems”, he reminded. According to Nikolay Gapochka, deputy from the faction “Bloc of Yulia Timoshenko”, Moscow considers the former prime minister as the most promising Ukrainian politician. For that matter, her trip was not only a settlement with Russian justice her complicated problems, but also some sort of introduction to the Kremlin. Ukrainian political analyst Vladimir Fesenko thinks that Moscow will not rely on Timoshenko as a long-term conductor of Russian interests. She is just being used for achievement of tactical goals in Moscow’s attempt to create a counterbalance for Ukrainian top politics.
Dejaré la línea abierta ...

Etiquetas: , ,

 
5 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Anonymous Javier escribió…

    La pregunta que viene a la mente es ¿Por que? ¿A cambio de que? ¿Qué ha hecho Y.T. últimamente que requiera tanta gratitud?

    Claro que cabe la posibilidad de que la policía rusa haya descubierto en sus investigaciones que Y.T. es inocente. Vaya si cabe: Es tan minúscula que cabe en cualquier parte :-D.

    Por lo demás, aunque comparto tu condena a la "Revolución Naranja", me hago una pregunta.

    ¿No será la R.N. una expresión -financiada por potencias extranjeras, por supuesto- de un sentimiento más hondo en la población Ucraniana no rusófona? Al fin y al cabo, la convivencia entre varias etnias siempre trae roces.

    Y yo me imagino que pasaría en España si la mitad de nosotros (la más cercana a los pirineos) hablase francés, fuese descendiente de franceses y se sintiese más francesa que española. Si España hubiese sido parte de una URSS (donde la pertenencia no hubiese sido exactamente voluntaria) cuyo ombligo imperial fuera Francia y el idioma, la cultura, etc. todo fuera francés con la insistencia chauvinista que saben tener tan bien los franceses. Si un ejercito rojo francés hubiese conquistado por las armas a un Néstor Makhno español. Y si la minoría francesa pretendiese que el país entero siguiera siendo en política exterior e interior una mera excrecencia de la Grandeur.

    Probablemente estaríamos en plena guerra civil. O a la muerte del pacto de Varsovia les habríamos echado, como se echo de los países eslavos a la minoría alemana al finalizar la IIG.M.

    Estoy cargando las tintas en plan dramático. Puede que todo se limite a un nacionalismo “a la catalana”. Lo que quiero decir es que veo posible que haya una “base social” de la revolución naranja. Que la mitad de la población de Ucrania tenga efectivamente un deseo de verdadera independencia, unos rencores, unos desagrados o sencillamente una profunda suspicacia ante su enorme vecino y, por que no, ante la otra mitad de la población cuyo estatus y oportunidades hayan sido mejores durante décadas.

    ¿Qué este sentimiento ha sido capitalizado por unos criminales? Podemos cargar las tintas contra ellos. Pero si el sentimiento tiene una base, volverá a haber un partido naranja, de una forma u otra.

    Ah, y muchas gracias por tu profusa respuesta. Sigo siendo esceptico ante la conveniencia de la corrupcion. Conozco de primera mano la situacion en Santo Domingo, donde (pido disculpas a los dominicanos) es endemica y no puede fisicamente haber mas. Y si, claro, hay mucha gente que sobrevive gracias a ella. Otros viven mucho, mucho mejor. Y comprendo el caso individual del policia que te para para que le des dinero porque el sueldo no le llega, claro.

    Pero a la vez esas situaciones de necesidad se perpetuan por culpa de la corrupcion y el espiritu de dejadez y el "yo a mi comision". Para que preocuparse de las barriadas, si puedes poner un muro para que no se vean. Y el pais no levanta cabeza y nadie en su sano juicio invierte alli dos veces por la corrupcion.

     
  • Publicado el martes, 27 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    A ver si soy capaz de seguir el hilo de tu comentario decentemente, Javier, porque tocas muchos palillos y cada uno de ellos daría para un debate individualizado [y espeso].

    Lo del perdón ruso a Yulia Tymoshenko me excede. Así de clarito. Máxime teniendo en consideración que inmediatamente después de su recentísimo cese, las autoridades de Moscú reactivaron la orden de busca y captura contra ella, mantenida en hibernación desde su nombramiento por razones obvias.

    ¿Qué ha sucedido en los últimos días? Ni puñetera idea. Pero daría lo que no tengo por conocer el contenido de la reunión que la dama y los Fiscales rusos mantuvieron en Moscú el pasado fin de semana [de la que sólo a posteriori hemos tenido noticia; sin más].

    Mi instinto me sugiere que al misterioso encuentro acudieron, además de Doña Yulia, otros invitados. En realidad, me sugiere más cosas ... y también que deje la política-ficción para un relato. Mañana, seguramente, recibiré correo con algunos cotilleos. Veremos si hay algo más allá del marujeo que sea publicable.

    Las bases sociales de la revolución cítrica ... Todo un tema de tesis doctoral. Si lees los trabajos de Taras Kuzio, politólogo brillante y rusófobo contrastado -que no confeso-, encontrarás mil argumentos sobre los que basar la cuestión.

    Desde mis gafas, mucho menos doocumentadas, lo que acierto a ver es una convivencia históricamente armoniosa entre las poblaciones eslavas de Ucrania, que constituyen la inmensa mayoría del tejido étnico. Hasta hace apenas dos o tres años no recuerdo situación conflictiva alguna relacionada con la lengua. El Ruso gozaba de mayor difusión -mucho mayor-, pero coexistiendo secularmente bien con el Ucraniano [primos hermanos, aunque no tanto como Valenciano y Catalán, por ejemplo].

    Yo no advierto conflicto étnico alguno en Ucrania. Ni antaño ni hoy. Sin embargo, cuando la oposición al ex Presidente Kuchma comenzó a organizarse seriamente -digamos desde finales de 2001-, la Unión Europea y el idioma Ucraniano pasaron a ser vectores principales de una estrategia que debía dotar de señas inequívocas de identidad a los grupos aspirantes al poder. Diferenciarse era el primer objetivo.

    A partir de ahí, con el referente inmediato de una transición política, social y económica dolorosísima, empobrecedora y repleta aún de tics soviéticos, no resultó demasiado difícil promocionar la idea europeista en las regiones menos desarrolladas del occidente ucraniano, y reivindicar, incluso desde posiciones beligerantes, la prevalencia de la lengua autóctona [cuando no el destierro del Ruso].

    De modo que ahí comenzó a gestarse, y a toda velocidad, un conflicto a partir de la prefabricada idea de que lo ruso y el Ruso eran expresiones de dominio de una fracción privilegiada de la sociedad.

    Así dio comienzo la búsqueda de soluciones a un problema que jamás había existido [el de la dominación y el sometimiento], pues, si bien es cierto que la cultura rusa gozaba de un estatus privilegiado, no es menos cierto que no se había llegado a ello por mor de actuaciones represivas premeditadas contra cualesquiera manifestaciones culturales autóctonas [como sucedió en Moldavia y otros rincones del Imperio Zarista y, posteriormente, de la Unión Soviética].

    Simplemente, las capas sociales más pudientes y cultas del país tenían como lengua nativa la de Pushkin. Y a medida que la cultura dejaba de ser un elemento de clase -tras la revolución bolchevique-, el Ruso fue extendiéndose de forma bastante natural, diría yo [a costa del Ucraniano, por supuesto, pero sin combatirlo].

    El capítulo europeista -el otro eje vertebral de la oposición, que terminaría pariendo esa revolución cítrica ahora en trance preagónico- fue desde el comienzo una estafa sin paliativos. La idea de una futura adhesión al Club de Bruselas se basaba, simplemente, en nada. Nada de nada [incluso fue objeto de burla por parte del Sr. Prodi].

    Sin embargo, se vendió bien; como sucedió en su día con la Perestroika -antepasado de Alianza de las Civilizaciones de ZP- y más tarde, a partir del colapso de la URSS, con la utopía de una rápida transformación nacional. Tres estafas inherentes a otras tantas acciones de compraventa ejercitadas sobre una sociedad que necesitaba creer en algo.

    Lo de la Revolución Naranja ha sido, a mi modo de ver, un hábil experimento de marketing, abundantemente dotado de dólares, al servicio de intereses geoestratégicos occidentales. Su alcance -caso de consolidarse- resultaría más perceptible desde el Kremlin que desde las calles de cualquier pueblo o ciudad de Ucrania [así lo entiendo yo].

     
  • Publicado el martes, 27 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Por cierto, Javier, se me ocurre que quizá encuentres interesante la lectura de uno de mis primeros posts [septiembre 2004], relativo a los emergentes problemas de coexistencia entre el Ruso y el Ucraniano:

    Lenguas que unen vs políticos que desunen

     
  • Publicado el martes, 27 septiembre, 2005. Anonymous Nurgle escribió…

    Pero es que agraviados y dominados se pueden sentir no solo los ucranianos pongamos el ejemplo de Crimea, territorio de siempre ruso poblad por rusos y tartaros donde los ucranianos eran y son una exigua minoria, con ciudades tan importantes en la historia de Rusia como Sevastopol y Odesa, pues dicho territorio fue entregado a ucrania a costa de Rusia por un decreto por no decir una cacicada del ucraniano Kruchef, sin contar para nada los sentimientos de la poblacion en 1992 tanto el parlamento Ruso como el regional de Crimea votaron por la reincorporacion de esta a Rusia, esto fue detenido (una de las pocas cosas que hizo con buen criterio) por Yelsein, evitando una guerra entre Rusia y Ucrania.

     
  • Publicado el miércoles, 28 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Los repartos de suelo que protagonizaron a la limón Boris Stolíchnaya y Kravchuk fueron memorables. Desde el punto de vista sociocultural y estratégico nadie entiende la cesión de Crimea [visto el asunto desde fuera].

    Y menos mal que no le apretaron las clavijas en el Báltico -a D. Boris, claro-, porque hubiese terminado desprendiéndose de Kaliningrado.

    Sólo siento un hilo de compasión por Khodorkovsky cuando cae en mis manos una nueva foto de Eltsin disfrutando de lo lindo en un torneo de tenis [que se ha convertido en su pasatiempo favorito, según parece].

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter