Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Tribulaciones de un aspirante a blogger
25 sept. 2005
Una pausa para la reflexión ...

A veces conviene detenerse y recapitular. No resulta difícil perder la perspectiva en medio de esta
blogocosa que construimos diariamente entre unos y otros; blogoautores y blogolectores.
.
Esta imagen* es una simple metáfora visual. Tradúcela a tu manera.

Por mi parte, debo reconocer que más de una vez me he sentido desorientado; dubitativo acerca de si el rumbo y el tono que intentaba imprimir al mismo eran los adecuados. Después de todo, se trata de poner ahí, en ese ciberespacio de fronteras virtuales e inaprensibles, algo que capte la atención de un cierto número de navegantes. Y cuando digo poner ahí, quiero significar ponerse uno mismo en el escenario, sin maquillaje; con el solo propósito de crear un microentorno para el encuentro con gentes que desean ser encontradas precisamente ahí –lo que no excluye otros encuentros en microentornos alternativos.

Desafortunadamente, el mayor obstáculo con que tropieza un
blogger -odiosa palabra, por cierto- es la falta de retroalimentación. El jodido feedback
.

Como perteneciente al
círculo de autores, y aún sabiendo de antemano que se trata de un problema insoluble –de antemano, insisto-, no consigo soslayar cierta frustración al comprobar, una y otra vez, que mis peores temores se cumplen milimétricamente: el día en que has publicado el mejor post del mes, es justo el elegido por tus visitantes y lectores para dejar menos rastro de si mismos; es decir, menos comentarios.

Y no se trata de que el internauta haga un ejercicio protocolario, usando el espacio de que dispone –ilimitado en esta web- para el halago y la palmadita en la espalda. Me siento suficientemente recompensado a ese nivel con echar una simple ojeada al contador de accesos y a la información que me proporciona el programa de estadísticas, en tiempo real, relativa a la creciente fidelidad de las personas. Porque, siendo sensatos, debemos diferenciar entre visitantes y lectores. Hacen falta los unos para dar vida a los otros, por supuesto; y estoy más que satisfecho con el progreso de ambos indicadores. Por ahí no van los tiros, pues.

La idea es que la
Sección de Comentarios añade opciones para el intercambio de ideas y la sana y fructífera discusión acerca de las mismas. En último término, redondea el concepto punto de encuentro al que me refería hace un instante. Va más allá de la obvia interacción lector-autor, facilitando la interacción paralela e informal entre todos los participantes, sin más cortapisas que las derivadas del formato [no pidamos peras al olmo].

Es, además, el centro dinámico de la web y refuerza la influencia de los lectores en el diseño de la misma. Han sido muchas las ocasiones en que el post del día vio la luz a raíz de uno o más comentarios vertidos en días anteriores. Me remito, sin ir más lejos, al último, nacido por el simple hecho de que un visitante -reciente e inquieto- planteaba ese mismo día un tema clave y de interés potencial para los seguidores de la muy caliente situación política desatada en Ucrania a raíz del cese fulminante del Gobierno en pleno [ya que de retroalimentación hablábamos]. Pero existen otros precedentes.

Hay quienes opinan –así me lo dicen- que mi web está bien surtida de comentarios habitualmente. Yo no estoy de acuerdo con semejante apreciación. Estudio los tiempos de lectura de los habituales –en realidad, de las direcciones IP habituales- y tengo que discrepar. En sentido amplio, estadística sobre la mesa, falla escandalosamente la correlación entre grado de interés aparente y proactividad de las personas.

Y un detalle que me llama muchísimo la atención: los lectores latinoamericanos de este espacio, constituyendo una fracción importantísima del total, apenas se dejan
escuchar; salvo excepciones que podría enumerar de memoria o casi. Y eso que, cronómetro en mano, son los que más tiempo –en promedio- dedican a leer cada vez que se acercan a mis gafas
. Llegados ahí, confieso que me pierdo por completo [aunque evitaré la tentación de especular].

Un último apunte:

He incluido una pequeña
encuesta días atrás, perfectamente visible en el lateral inferior derecho del monitor, y anunciada al hilo de cada texto publicado desde entonces.

A pesar de que para responder a la única cuestión que plantea no es preciso dar nombres, ni direcciones de correo electrónico -ni siquiera es preciso escribir la respuesta-, sólo 21 personas, en todo este tiempo, se tomaron la molestia de hacer click con el ratón sobre la casilla de su elección ...

Obviamente, no existe la menor fiabilidad estadística a la hora de extraer conclusiones a partir de tan exigua muestra. De manera que me concederé unos días adicionales de margen –pocos- antes de renunciar a ésta y a cualquier otra tentativa futura de sondear opiniones.

No obstante, para los más susceptibles, quisiera insistir en que la privacidad está absolutamente garantizada. El sistema de recepción y recuento de resultados se aloja en otro servidor, que únicamente registra la dirección IP de quienes responden para impedir que puedan hacerlo de nuevo en días sucesivos [y digo registra, porque a mi no me proporciona otra información que el número de respuestas, la fecha de las mismas y un desglose de los porcentajes correspondientes a las seis opciones planteadas].

Nota.- Aquellos que llevan menos tiempo visitando mis gafas deben tener presente que ésta no es una web de noticias; aunque el aspecto de la semana que acaba de terminar sugiera lo contrario.

Los recientes acontecimientos de Ucrania me obligan a dar una cierta cobertura informativa, destinada a mejorar las bases sobre las que las personas pueden construirse una opinión; porque, desgraciadamente, las aportaciones de la prensa hispanoparlante -especialmente de la española- son pocas y de lectura prescindible por lo común.

El único espacio neto de noticias se encuentra emplazado en el área superior izquierda de la imagen que se muestra en tu monitor [Noticias]. Por lo demás, ni pretendo ni está a mi alcance competir con los medios especializados. Cada loco con su tema.

Mis gafas van de otra cosa ...

* imagen: U-boat

Etiquetas: , ,

 
17 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el domingo, 25 septiembre, 2005. Blogger Der Spieler escribió…

    Entiendo tu frustración, César. Yo ya me he acostumbrado.
    Pero la blogocosa s así. Y no podemos estar "provocando" al personal ia sí y día también para que escriban algo. Escribe, comparte, y ten la seguridad de que quienes te leemos, aprendemos de lo aquí leído. Comentemos o no.

    Un abrazo,
    Luis

     
  • Publicado el domingo, 25 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Muchas gracias, Luis. Entiendo perfectamente que la situación es como reflejas en tu observación [mucho más experta que la mía, además].

    Aún así, tras la fase previa de duda, he pensado que no es mala cosa compartir también, puntualmente, las incertidumbres que nos plantea la falta de implicación de las personas en temas que supuestamente son de su interés. No protesto por lo que hay, pero no me deja frío; y tal vez no sea tan mala idea trascender el pudor y permitir que el lector se entere ...

    En realidad, no lo sé, Luis, porque si algo tengo claro, es que ni a mis gafas ni a las tuyas exiliadas acuden en busca de lecturas aquellos que prefieren la telebasura a un documental de National Geographic [y eso sí que me da tranquilidad].

     
  • Publicado el domingo, 25 septiembre, 2005. Anonymous Cecilia B. escribió…

    En mi caso, no tengo nada que opinar porque me limito a aprender. Sólo leo. No puedo comentar porque aún no he formado una opinión personal, ni siquiera sé si puedo tener una opinión personal. A veces me pareces terroríficamente pontifical, otras veces menos, pero eso no es importante. Ni siquiera entro en cuestiones ideológicas porque todo eso que escribes es como leer un libro de historia, en el que es imposible sustraerse a la interpretación personal de unos hechos nunca a los hechos en sí. Escribes sobre hipótesis, completamente válidas o tan válidas como cualquier otra, que se puede corresponder o no con la realidad inapelable de un hecho concreto. De hecho, ese sustrato ideológico es el que determina que la información que tu publicas y escribes muchas veces no coincida con la historia narrada por los periodistas desplazados a la zona ni, quizá, con la de los historiadores y politólogos rusos. Pero a mí me resulta igual de interesante.

    Esperar feedback es lo mismo que calcular cuantas personas leen al día el mismo periódico que está en un bar y deducir que todos esos son lectores de ese periódico aunque no lo compren.

     
  • Publicado el domingo, 25 septiembre, 2005. Anonymous Javier escribió…

    Es que, muchas veces, el no provocar comentarios es signo de que se hacen bien las cosas. Los cotilleos breves se prestan a vocear opiniones (sobre todo si hay mesalinas ucranianas de por medio). En cambio, un sesudo articulo de economia puede ser mucho mas iluminador y sin embargo no tener feedback precisamente porque has dejado a la gente con la boca abierta. A lo mejor a un profesional especialista se le puede ocurrir algun comentario; los demas callamos y aprendemos.

    Y no es que las entradas "sesudas" sean peores: Muy al contrario, son lo que da calidad al blog, y lo que fideliza lectores.

    Yo te animo a recordar que, aunque un blog sea cosa del dia a dia, en realidad estas construyendo toda una biblioteca en Internet. Dentro de meses, la gente seguira buscando en google y acudiendo a las entradas sobre los oleoductos y los Tupolevs.

    Y, ya que de inspirar entradasse habla, yo tengo aqui dos interrogantes egoistas de mi cosecha:

    - En una entrada pasada escribiste: "Lo único que puede hacer el Estado –que no puede hacer nada, en realidad, en esa primera etapa de adquisición de una nueva identidad-, privado de experiencia gestora e incapaz de dar respuestas tangibles, es mirar hacia otra parte y dejar que la riqueza fluya por cauces paralelos y heterodoxos.".

    Personalmente no puedo estar menos de acuerdo con esto. Una "cultura de la corrupcion" es una mancha que no se va por mucho que frotes, y en el expolio de las empresas privatizadas eres tu el experto.

    ?No se podria haber optado por un modelo mas chino, trayendo empresas, gestores e inversiones del extranjero? Hoy en dia, casi todas las grandes empresas chinas no son chinas.

    - ?Que opinas sobre la enfermedad holandesa? ?Estan los hidrocarvuros "matando" a la industria ex-sovietica?

     
  • Publicado el domingo, 25 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Cecilia, Jamás he pretendido disimular que la mía es sólo mi visión de los hechos. No me habría montado esta película en la Red para dar testimonio de lo que otras gafas filtran habitualmente.

    Me desmarcaré de tu comentario, que agradezco de veras, en el tocante a mi discrepancia con los periodistas [españoles] desplazados al teatro de operaciones. No es mi postura aislada, Cecilia, sino la de todos, absolutamente todos, los que que han tenido oportunidad de conocer aquello por algo más que un viaje de ocasión; o de aquellos otros que, aún sin una gran experiencia in situ, han dedicado el tiempo preciso a estudiar ... O también, como en mi caso y otros muchos, por una combinación de vivencias y seguimiento diario de los hechos. Cuando disparo contra un Periodista, puedes estar segura de que no lo hago contra alguien que domina la materia. Mis dedos no son tímidos, pero tampoco irresponsables.

    Aprecio, y mucho, el trabajo de los Periodistas que tratan los asuntos del Este habitualmente. Como resulta fácil deducir, la inmemsa mayoría vive y trabaja en la zona. Sin embargo, podría citar aquí y ahora un buen lote de profesionales de otros países -Periodistas y Politólogos-, cuyos trabajos me interesan y sigo siempre que tengo ocasión [Nigel Pemberton, Taras Kuzio, Liz Fuller, Andrew Gardner, Jeffrey Brooks, Jan Maksymiuk .... etc]. Con algunos de ellos mantengo otra clase de discrepancias; ideológicas unas, y otras, puntualmente, sobre cuestiones concretas a la hora de interpretar o valorar un determinado hecho. Lo normal, ¿no? Pero no está en juego la solvencia personal; es decir, saben de qué hablan.

    El panorama no tiene idéntica réplica en nuestro españolito entorno. Aquí lo corriente es poner a cualquier aficionado a tratar la cuestión postsoviética. Una materia que -artículos en mano- viene grande a la mayoría. En el fondo, no es sino la prueba del desinteres mediático hispano por lo que sucede más allá de Berlín.

    Si nadie lo decía antes es, sencillamente, porque no existía el cauce, ya que los blogs son un fenómeno demasiado reciente.

    Eso ha cambiado. Ahora disponemos de la herramienta, y quienes tratamos habitualmente estos temas, que para la prensa española dependen -en general-, de si hay por medio atentados, siniestros aéreos o elecciones, llamamos a las cosas por su nombre y aficionados a los que no demuestran otra cosa; aunque jueguen a ser Iñaki Gabilondo.

    Estarías siendo injusta, Cecilia, si me adjudicases el monopolio a la hora de tachar de indocumentados a ciertos héroes del procesador de textos con Licenciatura. Hay otros que, como un servidor, detectan y lamentan su rastro.

    Y, por descontado, cuando me refiero a hechos concretos u objetivables, mi versión sólo depende de la Historia hasta donde ésta es conocida [otra cosa, insisto, es cómo valore lo que veo desde mis gafas]. Y, por supuesto, si eventualmente bebo en mala fuente, meteré la pata y aguantaré el chaparrón que me corresponda. Pero prometo tener cuidado ...

    Desde que La Vanguardia retiró a Rafael Poch de la Corresponsalía en Moscú [ahora ejerce en China], no he vuelto a leer con regularidad buenas crónicas acerca del mundo postsoviético en la prensa convencional española [Rafael Poch iba más allá de lo que se deja ver, y eso le hacía especial]. Algunas cosas no están mal, pero no aportando nada a mi labor güebera tampoco encuentro razones para utilizarlas y, lógicamente, destacarlas .

    Yo no he creado la situación, Cecilia. España no tiene representación diplomática en ningún país de la CEI, salvo Rusia y Ucrania. Iberia no vuela a ningún destino en dicho entorno, y son anecdóticas las actividades empresariales españolas -estables- en el área.

    Lo de nuestros medios viene a ser, en consecuencia, casi la conclusión más obvia de un silogismo aparente ... Pero eso no excusa la falta de rigor con que se conducen tan a menudo.

    En cuanto lo de esperar feedback, quizá tengas razón y sea mucho pedir. Tu comentario, no obstante, ya es feedback -y bueno-; aunque se trate de una respuesta reactiva y no endógena, como diría un Psicólogo.

     
  • Publicado el domingo, 25 septiembre, 2005. Anonymous Nurgle escribió…

    Bueno he de reconocer que muchas veces no opino por no parecer demasiado pesado, y tambien porque apostillar sobre hechos que tu comentas no aporta nada a si que para no decir nada mejor callar.
    Sobre el tema de los peridista que se mencionaba no se si habras tenido oportunidad de ver la biografia sobre Putin que han emitido hoy en el canal Historia, imaginate uno de los comentaristas era Boris Berezovski al que denominan "empresario"asi que aparte de lo tipico: que si era del KGB, que si es autoritario, que si busca la presidencia vitalicia, que si el genocidio en Chechenia y lo de los secuestros, lo mas interesante quizas fue cuando el amigo Boris que habia intentado sobornar a Putin cuando era jefe de la administracion del alcalde de San Petesburgo y este no le habia contestado, tambien revelo que pagaba mas de 5000 dolares a los miembros de la Duma que votaban en contra de las leyes y en tono muy angelical dice que lo hace por proteger la democracia, bueno todo un heroe; bueno pues de ese tono es la informacion que nos dan nuestros periodistas.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger Oscar Sin Nick escribió…

    El problema no es sólo que los periodistas desplazados a la zona o especializados en el tema (desde su pisito en una céntrica calle de cualquier ciudad española), sepan más o menos.

    La cuestión es lo que se quiere vender, lo que quieren que la gente sepa...

    Si te coges uno a uno los países de la antigua URSS o CEI y preguntas por aquí... la gente solo conoce mafias rusas, inmigración, comunistas... todo muy lejano y muy raro.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Anonymous Ababol escribió…

    Parece que las dudas y la desorientación se nos plantean a todos los que escribimos y colgamos nuestros textos en un blog. La retroalimentación es importante, porque indica que tus palabras están llegando a alguien, aún cuando a veces entren dudas de si están siendo bien interpretadas, pero eso no puede controlarse, cuando un escritor publica un libro (o un bloguero cuelga un post en el ciberespacio) pasa a ser propiedad de los lectores, y hay tantas interpretaciones posibles de un texto como lectores posibles. Por mucho que nos esforcemos en crear un lenguaje claro y preciso (para no mencionar cuando se utilizan imágenes, cuya naturaleza es, básicamente, polisémica) siempre habrá un lector que le encuentre un significado que, cuando escribiste, no te planteaste ni por asomo.
    Es la propia naturaleza del blog. La interactividad le da cierto sentido, aunque a veces influya demasiado en su desarrollo.


    Un beso



    PD.- AHH, y, por si te sirve de consuelo, yo he sido una de esos 21 que ha respondido la encuesta, que una es muy disciplinadita, (pero sólo una vez, aunque supongo que se puede votar más veces, aunque no es eso lo que te interesa ¿no?). Yo creo que la mayoría de los lectores no mira las encuestas, que habitualmente suelen ser bastante estúpidas (yo normalmente tampoco). En este caso, tus lectores deberían entender que la encuesta es de interés para ti, como autor. Ya que te visitan y te leen, es lo menos...

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger Cenicienta escribió…

    Querido, es que la mayoría de las veces es imposible comentarte nada. Que lo explicas muy bien, muy clarito, y muy documentado/personalizado, sí. Que el resto de los mortales (como yo) no tenemos ni puñetera idea del tema y sólo absorvemos lo que dices y sopesamos tu punto de vista (gafotas), también.

    Ver esta web es por curiosidad ante un universo desconocido, y por lo tanto, comentar, se me antoja casi imposible. A no ser, para preguntar.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    [He escrito este re-comentario por parcelas: la primera mitad estaba lista ayer, antes de retirarme a dormir. El resto es fruto de la inspiración que sobreviene al primer café de la mañana].
    Creo que me he metido solito en la boca del lobo [:D]. Quisiera, pues, antes de nada, matizar un punto: no pretendo que cada post suscite una cascada de comentarios. En absoluto. Existen mil razones para que un lector habitual de éste u otro espacio cualquiera se abstenga de comentar sistemáticamente [comenzando porque resultaría un auténtico coñazo la tarea].

    Sin embargo, no siendo mis gafas un diario íntimo virtual, ni un receptáculo de temas cerrados, hay espacio de sobra para el intercambio; es decir, para que se cree una cierta dinámica de intercambio. No sé cómo se hace; pero es lo que me gustaría lograr. La Sección que nos trae de cabeza -lo he dicho siempre-, además de realzar el trabajo del blogger por la simple aportación de perspectivas alternativas, ofrece asimismo plusvalias a los participantes, pues todos ganan algo en el proceso de interactuar. Claro, ésta es una aproximación al ideal, y, con las mismas, podríamos citar webs estupendas, cuyo valor cae en picado al pinchar donde dice deja aquí tu comentario. Una lástima.

    Javier: aunque el ejercicio que me planteas es arriesgado -algunas cosas no se explican cabalmente en diez líneas de texto-, creo haber entendido con el tiempo que la corrupción en los países del Este no puede contemplarse con esa visión occidental unilateral, típica y tópica, que hace del fenómeno un pecado de los individuos, cuando, en puridad, forma parte de un entramado muy complejo tendente a compensar el cúmulo de calamidades y carencias que han estado socavando -y aún socavan- la existencia cotidiana de los ciudadanos en el entorno postsoviético [más allá de la depredación ejercida por los grupos oligárquicos del momento y el lugar]. Insisto en que es difícil referirse a este tema resumidamente sin desvirtualrlo.

    Para no extenderme más de la cuenta -porque la cosa tiene tela-, sintetizaré mi idea en un concepto que era la piedra angular de un análisis -Closing de open palm- publicado tres años atrás en Transitions on Line -un boletín muy recomendable: ... Algunos estudios académicos sostienen que la corrupción hizo posible lo imposible, compensando las carencias institucionales y legales en los países subdesarrollados. Simplemente, la corrupción pudo facilitar un atajo –si bien desgraciado- en el camino hacia el desarrollo. Da qué pensar, ¿verdad?

    Aún así, para comprender realmente, tendríamos que relacionar el fenómeno con la herencia cultural soviética [Hedrick Smith, premio Pullitzer de periodismo 1974 y corresponsal en Moscú durante unos años en la etapa Brezhnev, aborda en sus textos, con sencillez y maestría, algunas claves históricas de este patrón sociocultural. Pero temo que esto parezca la Biblia si continuamos con las referencias].

    Podría ilustrar mi discurso con el relato de situaciones vividas en primera persona en las Aduanas de Ucrania, o contratando unas pólizas de seguros en Moldavia, por ejemplo; o hablarte de cómo la retribución paralela de ciertos colectivos funcionariales descarga al poder de obligaciones que no está en situación afrontar [y más, más ... lo dicho, que sería la Biblia]. Quiero significar, en fin, que nuestro concepto de la corrupción sólo resulta apropiado a partir de un cierto nivel, hacia arriba, cuando lo referimos al Este europeo. Finalmente, Javier, las verdades son situacionales [ya habrá tiempo de retomar el tema; puedes estar seguro]. Si algo he aprendido de mi experiencia en el Este es que toda regla que no contempla en su génesis la excepción es una regla mal parida. Algunos llamarán a esto heterodoxia. Pero se equivocan.

    En cuanto a la célebre enfermedad holandesa, dudo honestamente que los planificadores rusos se dejen sorprender en el limbo a estas alturas de la película.

    Antes de nada, para quienes desconozcan el fondo de la cuestión que plantea Javier, aclaro que bajo este epígrafe de apariencia clínica late una concepción del hecho económico basada en la idea de que si los recursos externos fluyen en exceso sobre economía nacional -los dineros del petróleo y el gas ruso, en este caso-, se estará forzando artificialmente una apreciación real del tipo de cambio y, a partir de ahí, una desindustrialización progresiva de la nación. Explican los seguidores de esta corriente de pensamiento económico que los recursos productivos se retirarán rápidamente del sector de bienes industriales en beneficio de sectores menos dinámicos -y más especulativos-, de suerte que la productividad y el crecimiento económico se verán ineludiblemente deteriorados.

    Andrei Ilarionov, el notable y pintoresco Asesor de Putin -cuya política económica censura sin rodeos cada vez que le enfrentan a los micrófonos-, sostiene la hipótesis de que Rusia camina hacia un desastre como el acontecido en su día en Venezuela si no se opera un cambio drástico de rumbo. Pero se trata únicamente de la posición de Ilarionov, que lo pasa bárbaro en su entretenidísima pelea diaria -léase enfrentamiento crónico- con los responsables los dos Ministerios Económicos del Gabinete Putin [German Gref y Alexei Kudrin]. Me pregunto cuántos mandatarios pagarían a un Consejero que sistemáticamente les dice: no teneis ni puta idea; la vais a cagar.

    Mi opinión al respecto -respondo a tu demanda- es que los ingresos procedentes del comercio de hidrocarburos han sido vitales para poner orden en el caos heredado de la desastrosa etapa Eltsin, y continúan siendo irrenunciables para completar los programas de modernización a todos los niveles. Hasta donde mis gafas no especialistas aciertan a ver y filtrar, tales recursos vienen empleándose bien [incluida la cancelación anticipada del 100% de la deuda con el FMI y la mayor parte de los créditos contraidos con los acreedores del Club de París].

    Curiosamente -sé que esto hiere algunas sensibilidades- el peso del Estado en la Economía interna favorece el uso más racional de los multimillonarios ingresos que genera el ritmo creciente de esta partida [por supuesto, me refiero al contexto específico ruso. Insisto en ello]. La palabra liberalización también tiene matices singulares en la lengua de Pushkin; guste o no a ciertos Gobiernos y poderes fácticos al otro lado del mapa.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger LUIS AMÉZAGA escribió…

    Es cierto que el comentario te da una réplica muchas veces necesaria, para no convertirte en eco de ti mismo, pero dejemos a los lectores (que somos todos) con sus cosas.
    Al autor del escrito, muchas veces es mejor no "traducirle".
    También he descubierto que la concisión en este medio es importante.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Nuestros puntos de vista son historicamente muy similares, Nurgle, según he podido comprobar. Pero tú eres la prueba palpable de que, incluso sin necesidad de discrepar, es fácil abrir nuevos horizontes no contemplados en el post que da origen a los comentarios. Recuerdo ocasiones anteriores en que otros comentaristas te re-comentaban a ti antes que a mi [y eso me parece fantástico y enriquecedor].

    Berezovsky glosando la figura de Putin!! De coña, camarada. Too much for my body! Es como si un proxeneta presidiese mañana el Tribunal Constitucional. ¿Conclusión? Además de no tener ni [zorra] idea, algunos Editores carecen por completo de sentido de la responsabilidad, lo que les lleva a convertirse en cómplices de delincuentes, como Boris La Bella Berezovsky, y delitos [calumnias, injurias y, todavía más grave, desinformación de sus audiencias]. Complicidad ignorante o interesada, como quiera que sea, me pregunto cuánto paga este prófugo de la Justicia rusa por la cobertura que vienen dispensándole últimamente los circos mediáticos occidentales.

    Oscar, no olvides los accidentes de los Tupolev ... jeje ... Claro está que el modelo ruso dispone aún de margen antes de igualar la tasa de siniestralidad de los Airbus [pero eso no queda bien en la tele, porque la euronáutica es uno de los pilares de la Unión Europea. Pacto de silencio al respecto. Escribe 500 veces: sólo se caen los Boeing de los imperialistas yankees y los Tupolev de esos estalinistas conversos].

    Desde luego, la conspiración es real. Tan real, que a fuerza de fijarme en uno de sus objetivos más insignes, Alexandr Lukashenko, tan injustamente descuidado en esta web -mea culpa con propósito de la enmienda-, he ido mudando poco a poco mi actitud sobre él, y cada día me resulta más simpático e interesante. Tal parece que los bielorrusos no encuentran a su Presidente tan feo como los chicos del Consejo de Europa y de la OSCE [claro que lo de la OSCE ya es de traca total].

    Ababol, princesa, gracias por esa comprensión. Of course, firmo cuanto dices en tu nota. Enterita.
    Sólo un pequeño detalle: la encuesta no permite el voto duplicado. Es decir, salvo que seas un genio del hacking y te apetezca perder el tiempo -quizá bastante tiempo-, resulta imposible votar dos veces desde la misma máquina. De no contar con ese mecanismo de seguridad, ni me habría molestado. Además, pinchando sobre la tecla recuento, cualquiera puede comprobar los progresos en tiempo real; antes y después del acto [de votar]. Transparencia ante todo.
    Beso.

    Cenicienta, niña, nadie me ha llamado antes gafotas con tanto estilo .. jeje.
    Ya verás cómo te doy material para que te despaches hasta el ensañamiento ... Por cierto, ¿mudanza finiquitada ya?

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger Cenicienta escribió…

    No, no he acabado.
    Y sigo sin saber quién va a venir a vivir conmigo.
    Mi vida pende, ahora mismo, de... una caja llena de calcetines!!!

    Sabías que cuando vacías una habitación de tus cosas... hay eco?

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    jajajajja, Cenicienta! Eso de los calcetines me ha llegado al alma. No sé por qué, pero de veras lo encuentro tierno ... En fin!

    No me había parado a pensar antes en lo del eco. Supongo que es explicable con las leyes de la física en mano. En todo caso, yo de ti me concentraría en las nuevas paredes y dejaría que el pasado fluyese asubola.com

    Por si te sirve de consuelo -que no te servirá-, a mi también se me resisten algunas paredes y algunos ecos ...

    Estamos esencialmente de acuerdo, Luis, aunque insisto en que no me parece negativo trasladar nuestras inquietudes, de vez en cuando, a quienes nos visitan. El entorno favorece esta clase de proximidad.

    En cuanto al aspecto de la concisión que mencionas, yo abogo justamente por lo contrario cuando se trata de comentarios. Es una de las razones que me animaron en su día a no instalar el sistema Hallo Scan, tan popular entre los usuarios de Blogger: limita el espacio de tus visitantes a unos pocos cientos de caracteres. De sobra, en general, pero frustrantes cuando menos te lo esperas.

    Creo que el tamaño es irrelevante si el contenido es interesante [los comentarios suelen ser interesantes]. Personalmente, agradezco que la gente exponga sus argumentos con amplitud. Vamos, que me gustan los comentarios largos.

    Pero en esto no existe reglas, claro está. Cada uno de nosotros lo enfoca a título exclusivamente personal. Como debe ser.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger Cenicienta escribió…

    Fluirá, fluirá
    En cuanto me instale en mi nueva y flamante cama de matrimonio.
    El pasado fluirá, además de forma irremediable... ¡¡tengo las fotos del blog para recordarlo!!

    Qué mala zoy, quééééé mala zoy!!!

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger Iñaki escribió…

    Mis motivos para no entrar más a menudo en la sección de comentarios son similares a las que se han citado anteriormente: a veces es difícil decir algo que no sea redundante, o hablar con conocimiento de causa, y ante ello mejor es estarse callado. Y por otro lado, en muchas ocasiones, al ser un invitado al blog, y no el propietario, me siento en la situación de quien es invitado a una casa, se le ofrece un whisky y se querría beber toda la botella. Como eso no quedaría bien, pues mejor no abusar. Así que intento no pasarme con el número de comentarios,que no es mi casa :-)
    Cambiando de tercio. El gran fallo que yo achaco a toda la prensa española en Rusia es precisamente que solo ven por sus gafas (o por las de algún otro, que no lo sé). No cumplen su función de dar a la gente los datos para que pueda opinar con conocimiento de causa, sino que se limitan a vender una idea ya hecha con los datos que convienen a esa idea. El ejemplo que tenemos últimamente, el caso ucraniano: ¿Quién que leyera la prensa española conocía los problemas entre Yushenko y Timoshenko, y sus causas? Probablemente nadie porque nuestros periodistas se limitaban a continuar el cuento de hadas que habían montado en diciembre, de una bonita revolución de todo el pueblo contra los invasores rusos. O ¿quién se pudo enterar que el director médico de la clínica austriaca en la que estuvo Yuschenko fue expulsado por decir que no habían encontrado pruebas de envenenamiento? Podemos pensar lo que queramos y mantener la postura que queramos, pero la prensa debería dar los datos para que la gente puediera juzgar, y no lo hacen, porque su postura se parece bastante más a la propaganda que a la prensa. Porque no se trata de datos para los que haya que investigar mucho, un corresponsal los tiene al alcance de la mano. Y cuando callan sistemáticamente lo que se sale de su versión maniquea, empiezo a tener sospechas de que algo sucio se esconde. Ofrecen su opinión (si es suya, repito)como la noticia, algo que podríamos hacer tú o yo, pero no deberían hacer ellos.
    Bueno, ya le he pegado un buen lingotazo a tu whisky, así que lo dejo hasta otro día.

     
  • Publicado el lunes, 26 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Una cosa sólo, Iñaki: mi botella es tu botella; de modo que métele mano sin piedad.

    En cuanto al resto, sólo me cabe decir que tu comentario lo firmaría cualquier observador cabal de la situación ucraniana. Eso exluye, por descontado, a los que cobran por alimentar el cuento de hadas -jeje, muy bueno!- desde diciembre.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter