Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Instantes: un año después de Beslán
27 sept. 2005
Alyona y Elbrus - el triunfo de la vida sobre el terror
.
Guardaba desde hace un año la primera de las dos imágenes que componen el montaje fotográfico de este post. Desde el mismo día en que la Agencia Reuters la hizo circular por todo el planeta, prácticamente en tiempo real, mientras los rehenes que parmanecían atrapados en aquella escuela por un grupo de psicópatas, siguiendo instrucciones de Shamil Basayev -el más animal de todos-, eran liberados por las fuerzas de seguridad -la mayor parte- o masacrados por sus raptores, que saldaron tan lamentable epopeya con más de 300 víctimas mortales -niños en su mayor parte- y destrozaron la vida o traumatizaron para siempre a un sinfin de familiares y allegados.
.
Esa imagen a la que me refiero, de la que ya me había servido antes aquí, da testimonio de una de las escenas más entrañables que estos ojos -los míos- han contemplado en su vida; con y sin gafas. El corpulento soldado, de cuyo hombro derecho cuelga un Kaláshnikov, sostiene a la niña, de apenas unos meses de vida, con tal delicadeza y vocación protectora, que no cabe imaginar mayor ternura. El contraste de elementos explícitos e implícitos en la escena me parece tremendo.
.
Ayer dí por casualidad con la segunda fotografía, tomada doce meses después de la tragedia -e igualmente distribuida por Reuters. Aquel soldado visitaba a la pequeña con motivo de los actos de homenaje que toda la población de Beslán dedicaba a las víctimas al cumplirse el primer aniversario de su asesinato [4 de Septiembre]. Y la fortuna quiso que mi hallazgo incluyese el nombre de estos dos protagonistas, que han pasado a significar algo muy especial para mi, por razones que tal vez no lograría explicar [ni lo intentaré].
.
La niña es Alyona Tskayeva. Su segundo padre -porque no me cabe duda de que así lo siente él- se llama Elbrus Gochichayev.
.
Recuerdo que pensé mucho en mis hijos -perfectamente a salvo de la barbarie- cuando sucedió lo de Beslán, y también en Niko, un niño búlgaro, vital y de extraordinaria personalidad, que a los siete u ocho años se tropezó por azar con su hada madrina, encarnada en una pareja española sin descendencia natural, que le rescataría para siempre de cierto horfelinato lúgubre e infradotado y de un porvenir dudoso o peor ... Y recordé -ya es recurrente- a una
niña moldava, cuyo nombre jamás llegué a conocer, víctima de la desesperanza y la degradación social que azotan con furia algunas regiones periféricas del viejo Imperio Soviético.
.
Estas líneas quieren ser un sencillo y sentido homenaje personal a Alyona, a Elbrus y a cuanto ambos representan: nada menos que el triunfo de la vida.
.
sin comentarios
imagen: Sergey Grits
.
No obstante, mi pequeño tributo incluye en su esencia el más absoluto desprecio por quienes patrocinan y/o ejercen tan extrema violencia sobre los débiles, y para aquellos otros, que desde sus confortables emplazamientos occidentales, lejos de donde mana incesantemente tanta sangre, un día y otro día, se prestan a la justificación ideológica del terror indiscriminado.
.
Hablando en román paladino, ojalá les parta un rayo! [y no es metáfora].

Etiquetas: , , ,

 
4 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el miércoles, 28 septiembre, 2005. Blogger Cenicienta escribió…

    Se me parte el alma.
    ¡¡Pensar que ese niño casi no crece!! ¡¡Pensar que muchos otros no lo consiguieron!!

    Y aquí la gente debatiendo si los ministros cobran mucho o poco...

    Grrrrrrrr

     
  • Publicado el miércoles, 28 septiembre, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    Mientras espero lo que imagino que vendra despues... ¡Poderosa imagen, el contraste del horror y la esperanza!. Me quedo con la ultima foto, ¡La oportunidad y el derecho a la vida!.
    Deseo de todo corazon, que es niña,(creo que es niña), pueda crecer con la dignidad y el amor, que como todo ser humano, tiene derecho sin condiciones.

    "El sufrimiento,
    una vez encarado sin temor,
    era su pasaporte hacia la libertad"

    Cruz

     
  • Publicado el miércoles, 28 septiembre, 2005. Blogger LUIS AMÉZAGA escribió…

    Cuando se odia o se adora una idea, no es odio ni adoración, es fanatismo. Y como mejor se lucha contra el fanatismo es con un rostro, poniéndole cara al dolor, no permitiendo que quede en algo anónimo y amorfo.

     
  • Publicado el jueves, 29 septiembre, 2005. Blogger César escribió…

    Como puedes imaginar, Cenicienta, entono a dúo contigo ese grrrrrrrrr. Si éste fuese un mundo normal, tipos como Shamil Basayev, que incluso se permitió presumir de su liderazgo en la masacre de Beslán ante las cámaras de ABC-tv, no tendrían dónde ocultarse.

    En fin, temo que será más fácil poner a buen recaudo o bajo tierra al dinamitero loco que poner cordura en este azorado mundo.

    Esa niña tiene suerte de poder crecer, Cruz, y más suerte aún de hacerlo sin recordar. Por desgracia, varios cientos de niños y adolescentes continúan sufriendo horribles pesadillas cada noche desde aquel infame 4 de Septiembre de 2004.

    Elos nunca olvidarán. Y sería bueno que nosotros tampoco lo hiciésemos.

    Y como mejor se lucha contra el fanatismo es con un rostro, poniéndole cara al dolor, no permitiendo que quede en algo anónimo y amorfo ... Me parece imposible expresarlo mejor, Luis. Mis respetos.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter