Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Chauvinismo: ¿invento francés o periodismo catalán?
1ª parte: ¿Tiraspol nos mira?
2/8/2005
Transdniester-flag
Bandera de la region secesionista moldava del Transdniester, o Transnistria.
En realidad, la enseña anterior a 1990 de la ex República Socialista Soviética de Moldavia
.
Francesc-Marc Alvaro, a quien no tenía el gusto de conocer, escribe sin despeinarse en La Vanguardia de hoy:
.... En Tiraspol, capital de la República moldava de Transnistria, seguro que alguien nos mira, nos sigue y espera mucho de todo este proceso. El colega Félix Flores viajó el pasado marzo a ese país [que no ha sido reconocido oficialmente por ningún Estado del mundo] y recogió unas reveladoras declaraciones de su Ministro de Exteriores, Valery Litskai: "No podemos ser como Taiwán. Solos vivimos bien, pero con los moldavos viviríamos mejor. Un sistema ideal sería el de Catalunya".
Hace falta ser osado para lanzarse sin paracaídas con semejante propuesta informativa. Tanto como para proclamar que Tony Blair apoya sin reparos la versión española de la Perestroika, más conocida como Alianza de las Civilizaciones [© ZP] y más inaprensible que los límites del universo; cuando en ambos casos, y por razones obvias, se trata de simples gestos de cortesía, interpretados a posteriori con un optimismo tendencioso, rayano en lo pueril ... Eso suponiendo que el camarada Litskai se haya expresado en los términos que sugieren los señores Alvaro y Flores, que es mucho suponer [el Ruso es una lengua difícil, en general, y difícilísima cuando se trata de precisar la traducción de mensajes metafísicos; es decir, el tono inherente al discurso de todo político que se precie].
.
Una cosa es opininar basándose en informaciones sesgadas o incompletas -todos lo hacemos eventualmente-, y otra, bien distinta, animarse a publicar artículos sobre cuestiones complejas de las que se desconoce todo [o sea, aporrear el teclado sin tener ni puta idea, como diría, sin tanto andarse por las ramas, mi colega Southmac]. Esto último es lo que hace el Periodista de La Vanguardia; paradójicamente, el mismo medio en que Rafael Poch nos deleitaba tiempo atrás con algunas de las mejores crónicas jamás publicadas en este santo país sobre los acontecimientos del mundo postsoviético -pues los españoles vivimos secularmente desconectados e ignorantes de cuanto acontece en dicho entorno.
.
Himno nacional de la República Socialista Soviética de Moldavia antes de la secesión
[ver letra y traducción al final de este post]
.
Tiraspol nos mira, titula ingenua y pretenciosamente D. Francesc su fantasía onírica. Lo que me anima a intentar una explicación algo más consistente de hacia dónde mira o deja de mirar Tiraspol. Y aunque esto me obliga a dilatar la agonía, repartiéndola a lo largo y ancho de dos capítulos, es imprescindible enfocar los hechos con una pizca razonable de perspectiva histórica, o resultará imposible comprender lo que se cuece en tan singular y minimalista región -el Transdniester-, inopinadamente pendiente de la res publica catalana y sus muy poco presentables gestores –sin acritud, por supuesto-, a decir de un D. Francesc-Marc Alvaro en funciones de analista -con más vocación que talento, visto lo visto [es lo malo de la literatura periodística: lo escrito, escrito queda, y no hay modo de borrar los desatinos cuando el papel impreso ha dejado atrás las rotativas].
.
De modo que tomaré prestados [de mi mismo] algunos apartados estratégicos de textos publicados aquí con anterioridad, y que ahora vienen tanto o más a cuento que entonces, si cabe:



Moldavia
Mapa actual de Moldavia. La región oriental del Transdniester es perfectamente visible

* Sobreviene la Revolución Bolchevique en el último tramo de la primera guerra mundial. Entonces, aprovechando la enorme confusión desencadenada en Rusia a todos los niveles, el Sfatul Tarii –Consejo Nacional Moldavo- proclamó en abril de 1.918 la reunificación con Rumanía, tras no pocas indefiniciones y un conato de Independencia sin horizonte, que dejaba al país aislado y a merced de cualquier agresor potencial. Dicha iniciativa merecería, dos años después, el visto bueno de la Conferencia de París.

Moldova_ACCPPero el nuevo Gobierno soviético jamás aceptó esta política de hechos consumados y comenzó a sentar las bases para la recuperación de los territorios perdidos. De este modo nació, en 1924, la República Autónoma Socialista de Moldavia
[1] : dentro de Ucrania, haciendo frontera con Rumanía y con una población rusófona de más de dos terceras partes del total [arriba, la bandera del entonces territorio autónomo]. Sin conciencia alguna de ello, acababan de ponerse los cimientos de la actual República secesionista.

En junio de 1.940 Rumanía cedió sin la menor resistencia ante los dirigentes rusos, que al amparo del Pacto Germano-Soviético de no agresión, exigieron la devolución de
la Besarabia[2] y, junto con la República Autónoma del Transdniester, dieron vida a la República Socialista Soviética de Moldavia.

La nueva República fue invadida un año después por los ejércitos de Hitler, en marcha hacia Ucrania, y entregada a Rumanía en pago por su adhesión el Eje. Esta reedición y postrera etapa rumana de Moldova culminó con la liberación y subsiguiente reafirmación de la soberanía soviética sobre el territorio en Agosto de 1944. El Tratado de París consagraría posteriormente la validez internacional de las nuevas fronteras orientales de Europa, castigando de paso las veleidades pronazis del Gobierno Rumano durante la Guerra, al tiempo que compensaba a la URSS por el agravio sufrido en la anterior Conferencia de París, dos décadas atrás. Los moldavos, una vez más, no contaban para nadie [y siguen sin contar].

El producto de tan atribulada historia y de una cincuentena de años al amparo de la URSS es un paisaje multiétnico y contradictorio, integrado por una mayoría de rumanoparlantes [60%] y destacadas minorías de ucranianos [14%] y rusos [13%], seguidos de los gagauzos
[3] del sur [3%], búlgaros [2%), judíos [1%] y algunos otros reductos no cuantificables.

Esta pluralidad se dejó notar en todas las parcelas de la sociedad e influyó decisivamente sobre el desarrollo económico y la estructuración última del país, especialmente si aludimos a la minoría rusófona, que por muchos años constituyó más del 50% de la fuerza de trabajo en la Industria, más del 55% de los cuadros dirigentes empresariales, en general, y casi el 70% de los especialistas en diversos dominios científicos.

Sin alteraciones significativas sobre el primitivo diseño estalinista hasta la llegada de Mikhaíl Gorbachev al Kremlin, en 1986, los fantasmas de la territorialidad y la etnicidad afloraron paulatinamente, ganando peso en la escena política moldava a finales de los 80. Cuando el Rumano fue convertido en la Lengua Oficial del Estado, se organizaron de inmediato movimientos separatistas al Este y Suroeste del país, y las autoridades locales del Transnistria, de población mayoritariamente eslava y rusófona, rechazaron de plano la legalidad de dicha medida.

Los Dacios parecieron salir del olvido súbitamente, y con ellos el Latín y una herencia presuntamente simbolizada en el Rumano. Y mientras Gorbachev, confuso y débil hasta límites insospechados, hacía que gobernaba en Moscú, surgían en Moldova, como de la nada, fuerzas de signo opuesto al antiguo orden y empezaba a palparse la confrontación en plena recta final de la URSS. Algunas de estas fuerzas contestatarias iban más allá de la Historia misma, tratando de borrar cuanto contrariaba al naciente nacionalismo panrumano, que brotaba con fuerza en ciertos círculos intelectuales y en algunos otros ya instalados en el poder.

Así, ignorando la realidad de una Moldova multiétnica -es decir, replicando los errores del pasado reciente-, un poder de nuevo cuño medraba en Kishinev –o Chisinau- a la sombra de la degradación del Imperio Soviético, afanándose en el revisionismo y en la construcción de una identidad nacional a medida –al estilo de los nacionalistas radicales catalanes y vascos.

Moldova_escNo se trataba unicamente de corregir la política lingüística de Moscú, sino de resaltar la independencia de la cultura moldava a cualquier precio. A la declaración del Rumano como lengua oficial del Estado, siguió la del Gagauzo como segunda lengua oficial, restringiéndose su ámbito de aplicación a las [reducidísimas] zonas pertinentes. Y para completar esta reforma -quirúrgica en verdad-, el secular y prevalente estatus del Ruso sufrió un severísimo recorte, viéndose relegado al honorífico papel de lenguaje de comunicación entre las distintas nacionalidades, desprovisto de todo rango institucional y asimilado, en la práctica, a la condición de comodín [esto debe sonarle a música celestial al Sr. Carod cuando fantasea con el futuro de la lengua Castellana en Cataluña].

war-flagA la luz de tan poco halagüeño panorama, tras la convocatoria de un referendum ad hoc, los representantes de la región oriental recrearon la República Autónoma Socialista en Septiembre de 1990. Y cuando el 27 de Agosto siguiente se proclamó desde Kishinev la Independencia moldava frente a la Unión Soviética,
el Parlamento de Tiraspol hizo lo propio y se emancipó de Kishinev –previo referéndum, por supuesto. A la vuelta de tres meses, los Kaláshnikov hablaban más que los políticos; como era previsible [la imagen superior corresponde a una enseña alegórica del Mariscal ruso Alexandr Suvorov[4] -enarbolada por algunas agrupaciones cívicas transnistrianas antes y durante la confrontación armada con las tropas de Kishinev. Redondean esta interesante y épica composición el río Dniester, que separa a las partes enfrentadas, y la hoz y el martillo soviéticas].

Un 60% de habitantes de origen eslavo -amen de las obvias simpatías de Moscú ante el irredentismo de los transnistrianos- daban argumentos sobrados a estos últimos para oponerse al poder central, capitalizado por oportunistas, lleno de ambigüedades y, peor aún, parcialmente inspirado en los viejos tabúes de la reunificación con Rumanía.

La degradación de lo ruso[5] a instancias de un nacionalismo descontrolado, cuyo soporte social objetivo no estaba en consonancia plena con su vocación de trascendencia, fue el catalizador de aquella guerra [no su desencadenante único]. Kishinev alumbró en aquellos tiempos un nutrido ramillete de personajes cuasi clónicos del antes mentado Sr. Carod Rovira -personaje retorcido y líder nominal y espiritual del ultranacionalismo republicano catalán-, que provocaron una guerra y la escisión cruel y tal vez irreversible de un territorio que merecía mejor fortuna y mejores timoneles.

[1] La capital inicial de la República era la ciudad ucraniana de Balta, hasta que en 1.929 fue definitivamente trasladada a Tiraspol.
[2]
Una acción similar trajo como consecuencia la incorporación a la URSS de Lituania, Letonia y Estonia un mes después. Sin embargo, el caminar independiente de los Países Bálticos en estos catorce años no guarda ningún paralelismo con la realidad moldava, y ello por diversas razones que desbordan el objeto de este post.
[3] Los Gagauzos moldavos son descendientes directos de los turcos cristianos de la Dobroudja [Balcanes], sometidos por la Rusia zarista a comienzos del siglo XIX. Su lengua, el Gagauzo, no es sino una variedad dialectal del Turco.
[4] Suvorov fundó Tiraspol en 1794, pocos años antes de morir. Es héroe nacional e icono omnipresente en infinidad de monumentos locales, en la moneda local, etc. Desde su llegada al territorio, cuando combatía contra las tropas prusianas, el XIVº Ejército Ruso permanece acantonado -aún hoy- en los alrededores de la capital transnistriana.
[5]
Lo acontecido en Moldova con la secesión del Trandsniester es, más que un simple asunto de fronteras de interés militar, una muestra de la disposición del Kremlin a participar en todos aquellos acontecimientos que pongan en riesgo la estabilidad y el derecho de los suyos a seguir siendo rusos en cualesquiera lugares de la extinta Unión Soviética en que residan. De ahí la actitud de los dirigentes y la población rusa, globalmente, en relación con Abkhazia y Osetia del Sur, nominalmente dentro Georgia. Pero este mismo concepto proteccionista es extensible a otros Estados de la ex URSS sin los problemas de corte secesionista que acucian a moldavos y georgianos desde que accedieron a la independencia.
.
Himno nacional de Moldavia entre 1945 y 1991,
antes de la independencia y del conflicto civil
.
Letra en Moldavo
Moldova Sovietică, plaiul nostru’n floare
Alături de alte republici surori.
Păşeşte împreună cu Rusia mare
Spre al Uniunii senin viitor.
Doina înfrăţirii proslăveşte Ţara,
Cu înţelepciune condusă de Partid.
Cauza lui Lenin – cauză măreaţă –
O înfăptuieşte poporul strâns unit.
Slavă în veacuri, renăscut pământ!
Munca să-ţ’ fie creator avânt!
Şi comunismul – ţel nestrămutat –
Înalţă-l prin fapte pentru fericirea ta!

Letra en Ruso
Мoлдoва Сoвиетикэ, плаюл нoстру’н флoаре
Алэтурь де алте републичь сурoрь.
Пэшеште ымпреунэ ку Русия маре
Спре ал Униуний сенин виитoр.
Дoйна ынфрэцирий прoслэвеште Цара,
Ку ынцелепчуне кoндусэ де Партид.
Кауза луй Ленин – каузэ мэряцэ –
O ынфэптуиеште пoпoрул стрынс унит.
Славэ ын вякурь, ренэскут пэмынт!
Мунка сэ-ць фие креатoр авынт!
Ши кoмунизмул – цел нестрэмутат –
Ыналцэ-л прин фапте пентру феричиря та!

Traducción española (más o menos)
Moldavia soviétiva, nuestra tierra florida,
al lado de otras Repúblicas hermanas
caminando juntas con la Gran Rusia
hacia el sereno futuro de la Unión.
La Doina de la fraternidad enaltece al país
rectamente guiado por el Partido de la Causa
de Lenin -una gran Causa!
Es ganada por el pueblo unido
la gloria en el tiempo, tierra renacida!
Tu trabajo puede ser un gran creador
y el Comunismo -un objetivo irrenunciable-
lo construyes con hechos para tu propia felicidad
.
CONTINÚA

Etiquetas: , , , , ,

 
8 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier comentario que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el miércoles, 03 agosto, 2005. Anonymous Antonio Lite escribió…

    Efectivamente, que Rafael Poch dejara la corresponsalía de Rusia fue una gran pérdida. Tampoco conocía al tal Francesc Marc Alvaro, pero me parece que se tira desde mismo avión que Manuel Leguineche, sin paracaidas también, cuando se anima a escribir sobre Rusia. Y es que, para algunos, parecer que sabes es más importante que saber.

     
  • Publicado el miércoles, 03 agosto, 2005. Blogger Cenicienta escribió…

    Habría que ver cuál es su idea del "sistema actual" de gobierno de Cataluña. El de ambos, del periodista y del político

     
  • Publicado el miércoles, 03 agosto, 2005. Blogger César escribió…

    Antonio: por lo que veo con más frecuencia de la que me gusta recordar, no pocos plumíferos con Licenciatura en CC. de la Información parecen basarse en la idea de que si ellos saben poco, los lectores sabrán aún menos. Y como muy certeramente apuntas, para algunos es más importante parecer que saber.

    Lo malo es que son retribuidos por comportarse como auténticos terroristas con la pluma. Такова жизнь!!

    Cenicienta: seguramente la idea que el Sr. Litskai tiene del modelo catalán -modelo fantasma, que nadie conoce aún- es Camelot a ritmo de sardana; es decir, un camelo, pues que tú y yo sepamos, Cataluña es todavía una Comunidad Autónoma más en el seno del [todavía] Estado Español.

    Luego el Sr. Flores -citado por el articulista- debe haber relatado una especie de cuento pastoril al Canciller transnistriano, que está mucho más interesado -te lo aseguro- en los planes del Kremlin que en los de la Generalitat catalana.

    Habrá que ir revisando eso de que los franceses son chauvinistas y los argentinos los reyes del ego, compañera ... Manda huevos! [© Federico Trillo ]

     
  • Publicado el jueves, 04 agosto, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    Aunque os disfraceis de liberales sois los mismos bolcheviques de mierda de siempre que estais a sueldo de la Kgb sembrando cizaña.
    A mi no me engañas camarada.

    Español

     
  • Publicado el jueves, 04 agosto, 2005. Blogger Cenicienta escribió…

    Anda, un chiste!!
    QUe graciosa la gente que te visita, César. Enhorabuena. Voy a ver si me leo todo el texto. La próxima vez... por capítulos más cortos, porfa. Que en le trabajo no me da tiempo!!!!

     
  • Publicado el viernes, 05 agosto, 2005. Blogger César escribió…

    Tienes más razón que una Santa, Cenicienta. Me ha salido un post kilométrico.

    Ha sido la tontería de dividirlo en dos, en lugar de en tres partes; aunque en estos casos -en las series- me gusta intercalar algo diferente entre capítulo y capítulo ... Para desengrasar, ya sabes, pues por más que me lo proponga, no siempre logro sustraerme al temor de estar resultando espesito.

    En cuanto a mis visitantes, ¿verdad que algunos dan un toque de lo más cosmopolita a este humilde rincón? En fin, a ver si Putin me sube el sueldo de una puñetera vez; que está la vida mu achuchá ...

     
  • Publicado el lunes, 13 abril, 2009. Blogger Adi escribió…

    joder!
    letra en moldavo del himno?
    es rumano claro como la luz del dia!

     
  • Publicado el viernes, 17 abril, 2009. Blogger César escribió…

    En efecto, Adi, es Rumano -técnicamente-, aunque con ciertas peculiaridades fonéticas más perceptibles en el habla que en la escritura. Sin embargo, la Constitución de la República se refiere al Moldavo como lengua oficial. Sería, pues, muy irrespetuoso por mi parte desconsiderar este pequeño detalle ...

    Saludos.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas














    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2014 ▪ Desde mis gafas

Site Meter