Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Vladímir Voronin, Presidente de la República de Moldavia
▪ La evolución de las especies (Iª parte)
12 jun. 2005
Moldavia_regional
La cuestión moldava representa uno de los más singulares e interesantes procesos de transición acontecidos en el viejo espacio soviético. Su complejidad, por otra parte, es inversamente proporcional a la superficie del país -33.700 Km²-, sólo ligeramente más extenso que Galicia. Así, explicar cabalmente lo que subyace tras el título de este post, hace imprescindible una mínima revisión histórica, que trataré de enmarcar en los límites del período comprendido entre la Independencia de la URSS -agosto de 1.991- y el momento presente. No sabría cómo abordar las peripecias de Vladímir Voronin sin referirme, siquiera fugazmente, a la etapa de Mircea Snegur y Petru Lucinschi [sus predecesores en el Palacio Presidencial].
.
Antecedentes
.
Tiraspol_SuborovEn Septiembre de 1.990, tras la convocatoria de un referendum ad hoc, los representantes de la región oriental recrearon la República Autónoma Socialista del Dniester -franja sombreada en el mapa-, que fue precedida por el nacimiento de una entidad homóloga en la region de Gagauzia, al sureste de Moldova. Y cuando el 27 de Agosto siguiente se proclamó desde Kishinev –o Chisinau- la Independencia de Moldova frente a la Unión Soviética, el Parlamento de Tiraspol, capital de la autoproclamada República Autónoma, hizo lo propio, tras la convocatoria de un nuevo referendum popular que dió vía libre a la secesión. El conflicto estaba servido [la imagen izquierda corresponde a la estatua ecuestre del Mariscal Aleksandr Suvorov -1729/1800, héroe del Imperio Ruso y fundador de Tiraspol en 1792].

Un 60% de habitantes de origen eslavo -amen de las obvias simpatías de Moscú ante el irredentismo de los transnistrianos- daban argumentos sobrados a estos últimos para oponerse al poder central, capitalizado por oportunistas, lleno de ambigüedades y, peor aún, parcialmente inspirado en los viejos tabúes de la reunificación con Rumanía. De modo que en la primavera de 1.992 las armas comenzaron a hablar. Se generó un verdadero estado de guerra, en el que las tropas moldavas se enfrentaron a las Milicias Populares del Transnistria, apoyadas por el
XIVº Ejército Ruso y algunas unidades voluntarias –y mercenarias-, venidas de diversos territorios de la Federación Rusa y de la CEI.

Moldavia_flag Las autoridades moldavas reclamaron entonces una intervención de la ONU, que nunca se produjo por obvias razones de respeto al statu quo geoestratégico vigente a comienzos de los 90. Finalmente, el 21 de Julio de 1.992 se firmó en Moscú un armisticio entre las partes implicadas, y una fuerza pacificadora mixta de 4.000 hombres fue desplegada en la llamada zona de interposición.

Casi un millar de muertos -quizá más-, varios millares de heridos, decenas de miles de desplazados y una fuerte sangría económica, especialmente del lado moldavo, sirvieron realmente para nada: el estatus del territorio secesionista dentro de la República de Moldova y la retirada del XIVº Ejército Ruso, exigida con vehemencia desde Kishinev por considerarlo un soporte de los planteamientos separatistas y una amenaza para la independencia del país, se relegaron a ulteriores conversaciones. Y a decir verdad, pocos frutos se han desprendido de éstas más allá de la posibilidad de que personas y mercancías circulen de manera razonablemente fluida entre ambos territorios.

Así, de un modo tan traumático, nace Moldavia a la independencia: amputada del 12% de su superficie, del 17% de la población y privada de lo mejor de sus infraestructuras industriales, que aseguraban un 36% de la producción –incluida la generación del 87% de la energía eléctrica en 1992- y nada menos que el 24% del PIB. Una catástrofe de proporciones colosales que avala la frustración de cuantos continúan preguntándose "para qué" catorce años después.

Entre tanto, la República secesionista
[
Приднестровье o Pridnistrovie, sólo formalmente reconocida por su homóloga transcaucásica del Karabakh] dispone de Constitución y Gobierno al uso tradicional -con Igor Smirnov en la Jefatura del Estado- y de una Administración y legislación propias, que son como hijos póstumos de la inspiración soviética.

Приднестровье
La degradación de lo ruso a instancias de un nacionalismo descontrolado, cuyo soporte social objetivo no estaba en consonancia plena con su vocación de trascendencia, fue el catalizador de aquella guerra -no su desencadenante único. Los nuevos dirigentes moldavos sobrevaloraron el fervor aparente de una población que trataba de sacudirse el yugo soviético, a la que se indujo a creer que muy pronto gozaría de la misma calidad de vida que sus vecinos de Occidente. Confundieron la excitación eufórica que sobreviene a los grandes cataclismos de la Historia con una conciencia nacional pujante y presta para el combate. Un error de macabras proporciones.
.
CONTINÚA

Etiquetas: , , , ,

 
2 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el domingo, 12 junio, 2005. Blogger César escribió…

    Lo siento, Cecilia. En un descuido al actualizar los enlaces, se han esfumado tu comentario y mi respuesta.

     
  • Publicado el lunes, 13 junio, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    Cuesta aceptar que lugares tan cercanos geograficamente sean tan desconocidos para casi todos nosotros. Seguire con atencion los proximos capitulos. Enhorabuena por este blog.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter