Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Las soft revolutions en el patio trasero de Rusia. Teorizando (y II)
5 may. 2005
humor
La humorada gráfica dice así:
Georgia 2003 - Ucrania 2004 - Kyrgyzstán 2005 - Rusia ... prepárate!
.
En el capítulo anterior, cuya lectura o repaso –según los casos- resultará muy conveniente antes de proseguir con el nuevo texto, exponíamos los antecedentes históricos que han servido a unos y otros para trazar los perfiles del medio en que vienen dándose estos procesos anaranjados o de similar matiz –la Comunidad de Estados Independientes [CEI]-. Un entorno donde la Federación Rusa ha sido vehículo de interconexión entre los actores, al tiempo que financiador principal y elemento moderador de tensiones larvadas o/y expresas.
.
Mapa ruso de la CEI
Mapa ruso de la Comunidad de Estados Independientes
.
El Kremlin y las minorías rusas en todas estas naciones emergentes han supuesto y suponen un factor de estabilidad incuestionable, cuyos réditos corresponden en primera instancia a quien, mejor o peor, estuvo ahí e hizo frente a todo un abanico de situaciones complejísimas, mientras afrontaba su propia y no menos compleja transformación interna.

De modo que nuevos procesos pseudo-revolucionarios, como los acontecidos en Georgia, Ucrania y Kyrgyzstán –aún con matices claramente diferenciales entre los tres-, a pesar de que están siendo incentivados por los poderes occidentales, incluso económicamente, terminarán tropezando con algunos obstáculos que hasta ahora habían sorteado con relativa facilidad. Y ello, además de por obvias razones económicas y estratégicas que animan la política exterior del Kremlin, para evitar males mayores.
.
Kyrgyzstán Curiosamente, en Kyrgyzstán se habían emprendido tímidas acciones modernizadoras antes que en ningún otro lugar del entorno, dando lugar a un estrato de jóvenes reformistas que poco a poco iban dejando de tener cabida en el marco de lo lícito. Sin ser precisamente un santo varón, el ex Presidente Askar Akayev no representa el estamento más rancio que podríamos hallar en la región. Ni mucho menos.

Kazakhastán
Un fenómeno similar se aprecia en el vecino y vasto Kazakhastán –tan grande como toda Europa Occidental-, cuya economía es la más desarrollada del grupo centroasiático y una de las más destacadas de la CEI, junto a Rusia, Bielorrusia y Ucrania. Aquí el Presidente Nursultán Nazarbayev mantiene un delicado equilibrio entre los intereses propios del país, el ascendiente económico y cultural de Moscú, las crecientes injerencias estadounidenses y chinas y la misma presión de los círculos sociales autoproclamados progresistas –que no es mucho más que una etiqueta política para hacerse con un espacio protagonista frente al poder.

Cualquier tentativa de clonar aquí el muy reciente proceso kyrgyz, que dio con el Presidente Akayev en el exilio, quizá motivase una acción de respuesta contundente desde el poder, pues hay muchísimo en juego en Kazakhastán,
comenzando por las cuantiosas reservas de hidrocarburos. De suerte que cualquier marasmo político representa una severa amenaza a priori, y, además de poner en riesgo la integridad de las inversiones rusas en el país, bien podría enrarecer aún más la especulativa carrera internacional del barril de crudo, comprometiendo seriamente la recuperación de las economías occidentales.

UzbekistánTadjikistán Pero donde entraña mayores riesgos jugar a expandir las procesos de cambio aterciopelados o anaranjados
es en Uzbekistán y Tadjikistán, donde las facciones islámicas más radicales están listas para capitalizar la protesta frente al poder autoritario y seglar. Si tal cosa ocurriese, estaríamos ante la eventualidad de una guatemala en trance de mutar en guatepeor, sustituyendo dos gobiernos abiertamente autoritarios por sendas dictaduras inspiradas en lo más reaccionario del Islam.

Como bien sugiere el analista ruso Sergey Merkedonov, “el poder oficial en estas naciones deberá esforzarse más para ganar la batalla de la juventud, haciendo de ella el vehículo principal de modernización laica”.

Turkmenistán
Turkmenistán –la última pieza de este complejo entramado- es un caso aparte; se mire por donde se mire. Nada en ese país escapa al control de su vitalicio e iluminado Presidente, Saparmurat Niyazov –un personaje de cuidado, del que nos hemos ocupado en este espacio con anterioridad -, cuya omnipresente puesta en escena no deja el mínimo resquicio para una acción revolucionaria [y nada sugiere la posibilidad, ni siquiera en ciernes, de golpe palaciego alguno].

En general, y sin menospreciar los riesgos latentes, considero poco verosímil que corrientes como las representadas por el Presidente ucraniano, Víktor Yuschenko, o su colega georgiano, el siempre incontinente Mikhaíl Saakashvili, tengan continuidad práctica en la
región centroasiática de la CEI. En todo caso –salvo apuesta decidida e irresponsable de Occidente en otro sentido-, los cambios que lleguen a operarse lo harán en virtud de su propia dinámica autóctona; con más o menos naturalidad en función del grado en que los dirigentes locales vayan interiorizando la lección acerca de los andares que viene exhibiendo la CEI durante los dos últimos años.

Evgeny Kozhokin –Director del Instituto de Estudios Estratégicos de Moscú- resume con claridad meridiana y gran sentido común la postura de las autoridades rusas al respecto: “no queremos que se experimente intentando democratizar apresuradamente a los países de dicha región; y no porque estemos contra la democracia, sino porque como resultado de aplicar esquemas mal sopesados, podrían producirse explosiones políticas y sociales, y los regímenes laicos se verían sustituidos por los musulmanes con gran probabilidad”. Sea como fuere -véase, si no, el ejemplo de las naciones latinoamericanas-, no hay sistema abierto alguno -serio- que llegue a consolidarse sobre la base de una sociedad civil estructuralmente inmadura.
.
Por supuesto, nadie está en condiciones de pronosticar que los hechos evolucionarán teniendo como referente el sentido común. Cuando coexisten sobre el mismo escenario hidrocarburos, hegemonía rusa, hegemonía USA e Islam, el final de la representación no puede asegurarse de antemano.

Etiquetas: , , ,

 
6 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el viernes, 06 mayo, 2005. Anonymous Nurgle escribió…

    Como siempre estupendo, pero como me gusta ponerte en aprietos:¿Que piensas de las exigencias de los paises Balticos para que Rusia reconozca su culpa en la ocupacion de estos despues de la 2ªG.M.

     
  • Publicado el viernes, 06 mayo, 2005. Blogger César escribió…

    Pues verás, Nurgle, creo que es mear fuera del tiesto. Así de simple. Los políticos de las Repúblicas Bálticas, como he comentado hoy mismo en la sección de Breves, deben pensar que Bruselas presionará a Putin para ayudarles a obtener un buen pellizco.

    Y lo cierto es que Rusia no les debe nada; que Rusia no era la URSS, sino sólo la región más importante del ente supranacional, y que Rusia ha sido más que generosa tras la liquidación del Imperio. Por otra parte, casi todas las infreastructuras que han permitido a los Bálticos alcanzar un nivel de desarrollo digno son obra de esa misma URSS a la que ahora pretenden pasar factura.

    En fin, no verán un sólo Rublo por este concepto; en primer lugar, porque la URSS ya no existe, y, además, porque no tienen razón [quizá ha escuchado a algún español diciendo eso de que el que no llora no mama].

     
  • Publicado el viernes, 06 mayo, 2005. Anonymous Nurgle escribió…

    No me habia fijado que ya mencionabas en el breve el tema, de todas formas te doy mi opinión que solo vale para mi: No estoy de acuerdo en que Rusia tenga que pedir perdon por nada aunque sea cierto que Stalin firmo un pacto bastardo con Hitler, y lo creo porque desde nunca tubieron los rusos oportunidad de elegir a sus dirigentes (los alemanes eligieron al partido nacional-socialista en unas elecciones)si no que el poder era fruto de un golpe de estado y la consiguiente guerra civil (en la que lucharon en el ejercito rojo regimientos de origen baltico aunque ahora intenten ocultar este hecho)no fue hasta 1990 cuando los rusos pudieron elegir a sus representantes y una de las primeras decisiones que tomaron fue reconocer la independencia de la Republicas Balticas.

     
  • Publicado el viernes, 06 mayo, 2005. Anonymous Jose escribió…

    Enhorabuena por este blog. Es la primera vez que escribo en él, aunque llevo leyéndolo algún tiempo. Me parece que la visión y los análisis realizados son en general muy acertados, lejos del tono infantil-propagandístico de la mayoría de nuestros medios.

    Hablando concretamente del tema de las recientes revoluciones en las antiguas repúblicas soviéticas, me parece incluso preocupante el tratamiento unívoco que nos muestran las televisiones y periódicos, ocultándonos la parte artificiosa de estas revoluciones. Sobre procesos que tienen una multiplicidad de aspectos se evita comentar la intervención norteamericano-europea en la preparación del caldo de cultivo para el cambio a regímenes más dóciles a los intereses norteamericanos (que no europeos). En nuestra prensa solo aparece una parte del asunto: una revolución que responde a una protesta por una situación económica muy precaria y una corrupción ampliamente extendida. Se obvia que los opositores y revolucionarios son parte del mismo sistema. Por más que se nos diga que Kuchma era un burócrata del sistema soviético y Yushenko un joven economista liberal, este no deja de haber sido lo que fue: un burócrata del banco central soviético y un alto funcionario de Kuchma. Sus primeros pasos no parecen demostrar unos métodos muy diferentes a los imperantes hasta ahora. Respecto a Saakashvilli, parece haber desaparecido de la prensa occidental. Por algo será.

     
  • Publicado el viernes, 06 mayo, 2005. Blogger César escribió…

    Difícil lo tiene Víktor Yuschenko para cambiar un sistema cuyos recursos ha explotado abundantemente en su ascenso al poder, y sin cuyos recursos es dudoso que llegase a conservarlo. En cualquier caso, Yuschenko es un tipo inteligente [Kuchma lo es mucho más]. Esperemos que lo bastante como para controlar a Yulia Timoshenko, cuya ambición resulta preocupante [y hablando de corrupción a la vieja usanza .. jeje].

    Saakhasvili no hará Historia -se admiten apuestas. Mi pronóstico, en todo caso, es que si continúa lo bastante en la Presidencia de ese caótico país, entre él y la no menos incontinente Nina Burganadze harán bueno a Eduard Shevarnadze [que ya es difícil!].

    Lo único que mantiene razonablemente firme el trasero de Saakhasvili sobre el sillón presidencial es la red de transporte de hidrocarburos entre Bakú, en Azerbaiján, y Ceyhán, en el Mediterráneo turco, con la que se pretende restar protagonismo comercial al enorme y eficiente sistema ruso. Y a tal efecto, los inversores occidentales necesitan un vigilante cualificado en suelo georgiano.

    Por supuesto, la prensa no suele enfocar así la cuestión en este lado del mapa. Claro que el problema se replica en Afganistán, y cuando los periódicos hablan del Sr. Karzai, omiten o desconocen que el lider afgano tiene la misma misión que su homólogo georgiano: velar por la seguridad del sistema de oleoductos y gasoductos que proyectan atravesar su territorio. Los Talibanes continuarían en Kabul aún hoy de no ser por esta insignificante cuestión.

     
  • Publicado el sábado, 07 mayo, 2005. Blogger César escribió…

    Por cierto, Nurgle, ahora que lo recuerdo, en mi post del día 27 se hace referencia a la nueva línea dura que Rusia emprenderá con sus socios ingratos. Las Repúblicas Bálticas y mi Moldavia tienen todas las papeletas, por desgracia.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter