Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Notas de andar por casa acerca de los más y los menos de la economía rusa (I)
29 mar. 2005
Н. Медведева
imagen: Nastya Medvedeva
.
Hablar de Economía resulta siempre embarazoso en un espacio como éste, porque el ansiado equilibrio que uno persigue a la hora de trazar perfiles realistas y amenos, sin abusar del dato empírico, usualmente árido y perturbador, se halla bajo amenaza permanente cuando abordamos esta clase de asuntos. Sin embargo, las sociedades del siglo XXI no pueden ser explicadas obviando aquellos flujos económicos que las caracterizan -o rigen- en cada etapa de su evolución. Y ello es más verdad que de ordinario en el Oriente europeo, huérfano desde hace catorce años del todopoderoso y paternal Estado Soviético, paradigma de la planificación y la centralización.

De modo que es momento –lo es periódicamente- de mentar los dineros, cosa que hoy hacemos desde un prisma mucho más aséptico que antaño, recurriendo a magnitudes macroeconómicas clave y otros ornamentos estadísticos homologados para construir modelos comparables de realidades perfectamente diferenciadas.

El Producto Interior Bruto de la Federación Rusa [PIB] –la riqueza nacional- creció un 7,1% en 2004 con respecto al ejercicio precedente [dos décimas menos de lo consignado en los Presupuestos Generales del Estado; o cuatro, a decir de esas otras fuentes que sitúan el incremento real a 31 de diciembre en sólo un 6,9%].
.
La desviación no es relevante, después de todo, pues otros índices estratégicos han evolucionado al alza, como la producción industrial o el comercio minorista [este último, más de un 12%]. También han mejorado los ingresos reales de la población [7,8%] y los salarios [11% en promedio], al tiempo que aumentaba la entrada neta de capitales en el sector privado.

No obstante, los problemas estructurales de un gigante en proceso de reconversión no podían ser compensados de la noche a la mañana. Así, ciertos desequilibrios del sistema continúan generando problemas cuya resolución requiere constancia, pragmatismo, honestidad y algunos años por medio antes de echar las campanas al vuelo [la reunificación alemana, que tantos problemas ha creado en el seno de la UE, es un cuento de guardería infantil al lado de la transición rusa hacia el capitalismo a partir del modelo soviético de economía planificada].

La inflaciónla dichosa inflación!- fue del 11,7% en 2004; apenas dos tristes décimas menos que en 2003. En teoría, vistos los ratios que acabamos de citar -con los esquemas y las gafas de un occidental-, su impacto real no tendría por qué ser preocupante. Pero lo es.

La Federación Rusa es un territorio vastísimo –más de 17 millones de kilómetros cuadrados-, y el índice inflacionista viene a ser, inevitablemente, un patrón de síntesis muy relativo; un promedio que varía significativamente entre distintas regiones y categorías de productos –por no hablar de la metodología de cálculo que la soporta, siempre manipulable por el poder de turno, como ocurre con la que tergiversa en la UE la verdadera situación que padecemos desde la entrada en vigor del uro.

En la Rusia de Putin, la inflación más lacerante se ha cebado con los artículos de primera necesidad; es decir, aquellos en los que la población debe gastar una porción considerable o mayoritaria de sus ingresos:
• pan y productos asociados: 16,7%
• ternera y cerdo: 26,3% y 34%, respectivamente
• leche y lácteos: 12,8%
• pescados y mariscos: 11,5%
• servicios comunales: 23,5%
En contrapartida, los artículos no básicos y los bienes de lujo vieron cómo sus precios evolucionaban por debajo del índice general, mientras los ingresos de las capas más pudientes del tejido social crecían por encima de dicha referencia.

Putin & Eltsin Es por ello que la inflación registrada no debe ser tomada como índice cabal de impacto sobre el poder adquisitivo neto de los rusos. Se ha recorrido un enorme trecho desde el pase a la reserva del corrupto y nefasto Boris Eltsin. Sin embargo, la meta de reducir los descuelgues entre segmentos de la sociedad, inevitablemente ligados a cualquier transición hacia un modelo de libre mercado, se halla muy lejana aún.

Conviene reseñar aquí para los menos próximos a los acontecimientos del Este europeo que las grietas del sistema ruso son bien conocidas. La inflación, concretamente y a diferencia de lo que eventualmente acontece en Occidente, no guarda relación con el excedente de masa monetaria [de hecho, la economía de la Federación se caracteriza por una monetarización realmente baja], sino con el enorme grado de monopolización de los mercados, en los que todavía resulta arduo controlar los precios.
.
Accede desde aquí al siguiente capítulo:

Etiquetas: , ,

 
3 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el martes, 29 marzo, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    Lo dijo Shakespeare, "... ya que el alma empezó a expresarse en letras". Yo diria que el alma, (en este caso),se expresa con las imagenes y con el sentido que queramos utilizar para ver la cara del alma. No logro saber si es una mosca o una araña lo que por la ventana quiere salir, en ambos casos...ahí está!! Interesante fotografía para pensar...si te gusta pensar, claro! Cruz

     
  • Publicado el miércoles, 30 marzo, 2005. Blogger César escribió…

    Celebro que te guste la foto, Cruz. A mi me encanta. Si encaja o no con la letanía de este post, es algo que cada uno juzgará a título individual. Encaja para mi, aunque no sabría decir por qué. Ni creo que eso importe demasiado.

     
  • Publicado el miércoles, 30 marzo, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    Ayer, cuando hice el comentario aun no estaba terminado el post. Pues, yo diria que encaja y mucho con lo que nos cuentas. Por insignificante que uno sea, todos queremos alcanzar la luz, o la libertad, el equilibrio... y por necesidad y sobre todas las cosas la claridad de quienes confiamos. ¡Puede faltarnos todo menos el agua! (la verdad) Cruz

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter