Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Elecciones en Moldavia (2):
reflexiones de un moldavo con pasaporte español
8 mar. 2005
El resultado de estas Elecciones era tan previsible, que no deja demasiado espacio para la reflexión creativa. Moldavia ha estado viajando hacia ninguna parte –políticamente hablando- desde que accedió a la independencia, en agosto de 1991.


Una manera bastante cruel e injusta de retratar el régimen
moldavo, que bien podría catalogarse de Comunismo light
.
El giro político de más alcance aparente se produjo con la ascensión del Partido Comunista al poder en los pasados comicios de 2001. Más allá de una notoria orientación pro-rusa de los nuevos dirigentes, evidente durante la primera mitad de la legislatura, parecía haberse iniciado una senda de cierto pragmatismo. Todos pensábamos que, mejor o peor trazado, acertado o no, había rumbo finalmente.

Vladimir VoroninEra mucho esperar. Voronin manejó mal sus opciones frente a los líderes de la región secesionista del Dniester, hasta el punto de paralizar por completo el diálogo tras haber torpedeado la iniciativa rusa, que previamente había secundado. Tampoco sus relaciones públicas con los vecinos de Ucrania y Rumanía resultaron más afortunadas. De modo que puede hablarse de continuismo en términos de aislamiento internacional. Por supuesto, continuismo significa, en este caso, ir a peor.
.
Como exponíamos en el capítulo introductorio del pasado día 5 -la víspera de las votaciones-, "el Voronin de hoy es resultado de una mutación espectacular e imprevisible sólo dos años atrás, habiendo evolucionado dese la rusofilia militante a una rusofobia de facto. Ahora corteja a los rumanos e insiste en que Moldova ingresará en la UE -algo tan probable como que lo haga Marruecos, por ejemplo-. Se codea con elementos que no mucho antes catalogaría de patógenos, como Mikhaíl Saakhasvili o Víktor Yuschenko; condecora a su predecesor y 'ex demonio' Petru Lucinschi [vivir para ver!]; expulsa del país a ciudadanos rusos por supuestas actividades perturbadoras del proceso electoral, y parece perseguir una especie de aura martir proclamando que el Kremlin maquinaba su asesinato".

¿Por qué, entonces, los Comunistas y Voronin han revalidado mandato en las urnas? En mi opinión, tres son los factores determinantes de este más de lo mismo, decepcionante para casi todos –aunque podría haber sido peor-, y a distancia galáctica de los agoreros de la
revolución naranja [
cantinela que ya resulta tediosa]:




• En primer lugar, la situación económica no ha ido a peor. Y esto no es poco en un país cuya trayectoria como entidad soberana ha estado tradicionalmente ligada a unos números rojos crecientes año tras año. Las cuentas no son como para hacer sonar las trompetas; pero se ha impuesto una muy aceptable disciplina presupuestaria y fiscal; la política monetaria ha sido consistente y se ha negociado todo lo bien que cabía con los acreedores internacionales.

Además, aunque las rentas de la población continúan a la cola del ranking europeo, puede apreciarse una tendencia al alza en este capítulo, parcialmente ensombrecida por el efecto de la inflación [más perceptible de lo que las cifras oficiales insisten en reflejar].

Resultado electoral
Fuente: Democracy-MD
.
• Segundo, el peso real de la Oposición política moldava es ridículo -hablando en román paladino-. Contendían en estas Elecciones 9 Partidos y 2 Coaliciones –amén de 12 candidatos independientes-. Sólo tres, como se observa en el gráfico superior, han obtenido representación parlamentaria. Y aunque el peso de la mayoría Comunista ha menguado en relación al obtenido cuatro años atrás –lo que el mínimo efecto desgaste ya permitiría por sí mismo prever-, continúa siendo evidente que de donde no hay no se puede sacar. No existe en Moldavia, hoy por hoy, un personaje capaz de amalgamar voluntades. No hablo de competir contra Voronin, sino de enfrentarse a los ciudadanos y llegar a sus corazones en base a un discurso nacido del pragmatismo y la honestidad.
.
El decepcionante relleno parlamentario moldavo tiene dos rostros conocidos:
.
Serafim Urechean, todopoderoso Alcalde de Kishinev [izquierda]. Una especie de Emir. Inteligente, ambicioso y coleccionista de causas penales, a juzgar por el elevado número de sumarios abiertos contra él. Sus apoyos esenciales se hallan en la gran urbe, y aunque todo el mundo es consciente de sus capacidades, y a pesar de que en su lista figuran algunos pesos pesados, la sombra de la corrupción planea sobre su opción partidaria, nominalmente centrista .
.
Iurie Rosca, líder de los Cristiano Demócratas [derecha], es un rumanófilo radical, heredero de aquellos exaltados del Frente Popular, cuya ceguera e incompetencia –a partes iguales- contribuyeron decisivamente al estallido de una guerra civil, que no por breve resultó menos dramática, y a la consagración definitiva de la secesión que supuestamente pretendían evitar. Ni por encargo lo habrían hecho peor [lamento mi contundencia en este apartado, pero no me apeo del discurso].
.
Rosca sostiene unos postulados deshilvanados sobre una Europa que no termina de comprender –como ZP cuando habla del déficit presupuestario, para entendernos-, señalando incesantemente los problemas sin aportar jamás una solución inteligible [juro por mis ancestros que jamás he logrado entender los remedios de este hombre]. En general, bien podría decirse que su visión de Estado cabe en una lata de Coca-Cola, y me atrevo a predecir que la fecha del 6 de marzo representa el principio del fin de Iurie Rosca como figura política relevante. Ha hecho muchísimo ruido a lo largo de toda la legislatura para tan pobre cosecha de papeletas.

• El tercer elemento que explica el resultado electoral del pasado domingo –desde mis gafas- se resume en el hartazgo de los moldavos. Un cansancio infinito, basado en razones históricas y en la necesidad imperiosa de liberarse cada mañana de esa estadística que les retrata como los ciudadanos más pobres del continente europeo.

Es lícito afirmar –en todo caso, es verificable- que los moldavos son esencialmente indiferentes al resultado de estos y otros comicios. Han votado por lo que consideran menos malo, pues, en el fondo, no tienen ni pizca de fe en que el poder salido de las urnas convierta su bienestar en la tarea prioritaria del Estado.

Y ya puestos a hilar fino, ese mismo fatalismo neto que envuelve el día a día del moldavo medio, unido al europeismo de nuevo cuño, que ahora impregna también el discurso de la Izquierda gobernante, y combianado todo ello con la ausencia objetiva de hidrocarburos y redes de transporte para gas o petróleo, hacen inviable –hoy por hoy- cualquier cosa parecida a una
revolución naranja en la República. Semejantes movimientos tienen tantas posibilidades de prosperar en Moldova como las que avalarían la carrera de un Comunista hacia la Casa Blanca en Estados Unidos.
.
Accede desde aquí al capítulo Elecciones en Moldavia: ni naranja ni rojo

Etiquetas: , , , ,

 
3 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el miércoles, 09 marzo, 2005. Anonymous Anna escribió…

    Chapeau, César. De verdad. Ya no me acuerdo cómo era en ruso y me da pereza volver para cortar y pegar. ¿Das clases particulares?

    He leído a alguien que te felicitaba el cumple y me sumo. Muchas felicidades!!!! (y muy bueno el artículo)

     
  • Publicado el sábado, 07 octubre, 2006. Blogger Camarada Viorel escribió…

    Pues he visto esta nota del blog, y me parece muy bien que alguien se preocupe de la actualidad de las repúblicas ex-soviéticas, y que desarrolle a fondo los temas a tratar.

    Pues la verdad, yo apoyo a Voronin y creo que es mejor que los otros candidatos pero q todos ellos juntos.

    Saludos socialistas.

     
  • Publicado el domingo, 08 octubre, 2006. Blogger César escribió…

    Saludos, Camarada Viorel. Si has estado ojeando por aquí, ya sabrás por qué soy ex fan de Voronin a estas alturas ... Obviamente, no siento la menor simpatía por sus oponentes en las últimas Elecciones.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter