Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Perfiles de por dónde van los tiros en la nueva Ucrania
21 feb. 2005
Caray, menuda mujer!! - exclama Putin observando a la Premier ucraniana*
.
Anatoly Beliaev, experto del Centro de Coyuntura Política de Rusia, traza una semblanza del nuevo Gobierno ucraniano, construído tras la entronización de Víktor Yuschenko y Yulia Timoshenko, y lo hace en términos que no por previsibles dejan de mostrarnos un perfil inquietante: "es muy probable -dice refiriéndose al estratégico e inconcluso programa de privatizaciones- que las nuevas autoridades inicien un proceso de nueva repartición de la sociedad; no tanto en favor de la facción naranja, carente de solvencia para participar en grandes transacciones, cuanto a favor del capital extranjero. Así los nuevos gobernantes, además de minar las posiciones económicas de sus adversarios, van a recompensar la ayuda occidental recibida antes, durante y después de la triunfante revolución".
.
Yulia TimoshenkoEs ésta una política perfectamente predecible, por cuanto los nuevos dirigentes ucranianos pretenden integrarse en las estructuras euroatlánticas lo antes posible.

Personalmente, dudo muchísimo de la viabilidad práctica de semejante propósito –no de un reforzamiento progresivo de la cooperación entre las partes. La distancia objetiva que propiciaba el desentendimiento entre Bruselas y Kíev –o el no entendimiento, para ser más precisos- no ha desaparecido por el simple hecho de que Yuschenko sustituya hoy a Leonid Kuchma en el poder. Media Ucrania se sabe a si misma más rusa que europea, y la otra media lo es –o es otra cosa diferente-, pero pretende desconocerlo. Además, la actividad económica del país no sólo depende extraordinariamente del gran mercado ruso, que constituye su fuente principal de abastecimiento y el primer destino de cuanto produce, sino que la titularidad de gran parte de su tejido empresarial más solvente está en manos del capital ruso, sin cuyo concurso a lo largo de los trece últimos años sería muy otro el panorama actual. Muy otro y bastante menos optimista.

Obviamente, Moscú debe aceptar la nueva realidad y obrar de un modo pragmático. No obstante, dispone de recursos sobrados para compensar o frenar la creciente presión ejercida por la facción política gobernante y sus aliados políticos y económicos occidentales para situar a Ucrania al margen de su esfera de influencia. Esa dependencia objetiva del mercado ruso a la que acabamos de aludir supone un contrapeso decisivo para llevar a buen puerto la defensa de los intereses empresariales rusos en el país. Pero hay más.

Aunque no lo parezca, acababan de ganar las Elecciones
.
En medio de un persistente toque de humor ruso, tan fino y punzante a menudo, Anatoly Beliaev sugiere que “el Kremlin tiene que desarrollar las relaciones con Ucrania, que tanto anhela ser independiente, como con cualquier otro socio extranjero. Ello significa, de entrada, negar a Ucrania los privilegios otorgados hasta la fecha en calidad de partenaire favorito de la CEI. En primer lugar, comenzar a venderle a precios europeos –que son un 100 ó un 150% más elevados- nuestros productos energéticos, y establecer un marco más riguroso para el movimiento de mercancías, servicios y mano de obra entre nuestros respectivos países. De este modo, Rusia estará ayudando al Ejecutivo de Kiev a llevar a la práctica su idea de independencia absoluta. El futuro dirá en qué grado está preparado el nuevo Gobierno ucraniano para operar bajo tales circunstancias”.

Si el tandem Yuschenko & Timoshenko
no actúa con la prudencia y mesura que demanda la situación actual, y Moscú decide endurecer su secularmente dúctil postura en relación al país hermano, es previsible que los ucranianos comiencen a experimentar el coste real de ser soberanos –lo que no es tan simple como haber pactado ciertas demarcaciones fronterizas y cambiado algunos emblemas en los uniformes militares-. Y si Yuschenko y su Primera Ministra confían en que Occidente asumirá la financiación de una segunda transición, llevada a cabo al margen de Rusia, van a sufrir una decepción rayana en el trauma.

Como suele decir un buen amigo inglés que conocí en Moldavia, refiriéndose al furor europeista de algunos políticos que parecen haber olvidado sus raíces, se van a enterar estos chicos de lo que es el Capitalismo!.
.

Etiquetas: , , ,

 
2 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el martes, 22 febrero, 2005. Anonymous Anónimo escribió…

    Yulia Timoshenco, seria más encantadora si fuera posible caer en sus brazos sin caer en sus manos. Putin, tendria que decir eso que dijo Napoleón Bonaparte, "Las mujeres son siempre mucho mejores o mucho peores que los hombres". Cruz

     
  • Publicado el miércoles, 23 febrero, 2005. Blogger César escribió…

    Siempre lo he dicho, Cruz: bailaría encantado con Yulia, pero no probaría su comida.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter