Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Vladímir Putin: ese niño malo ... (I)
25 ene. 2005

Vlad the Bad [autor: SSPirate]

ANTECEDENTES
.
Occidente ha hecho muy mal las cuentas al respecto de cuál debería haber sido la senda de la Federación Rusa tras el final de la URSS. Hasta que Boris Eltsin decidió abandonar el poder, cinco años atrás, antes de que la crisis le reventase en la cara, todo apuntaba a que la nueva Rusia jamás recuperaría ni una modesta fracción del poderoso tono que durante décadas impregnó a la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.
.
Boris Eltsin
La etapa Eltsin –lo hemos repetido hasta el aburrimiento en este espacio- fue un puro desgobierno; un caos estructural, salpicado de corrupción y autoritarismo. El paraíso de los Berezovsky, los Abramovich, los Khodorkhovski y otros nuevos oligarcas surgidos de la nada en el reino de la depredación. Como líder del Kremlin, Eltsin no demostró entender gran cosa acerca de lo que significa el respeto hacia la Ley. Él era la Ley, y haciendo gala de un cinismo sin parangón, no dudaba en recurrir incluso a la genética para disculpar su heterodoxia –por decirlo suavemente. En su libro de memorias, “The struggle for Russia” [Random House, N. York, 1994], puede leerse lo siguiente (textual): ”Es bien sabido que a los rusos no nos gusta estar sujetos a toda clase de reglas, leyes, instrucciones y directrices. Nosotros somos gente especial y las reglas nos cortan como cuchillos”. Desde luego, a la vista de sus excesos de toda índole, no hay duda de que supo ser coherente ...

Pero este sinvergüenza incompetente podía ser manejado con facilidad por los grandes poderes del firmamento político-económico internacional. De modo que apenas era censurado desde este otro lado del mapa -excepto en lo tocante a su devoción por la vodka-, y sólo muy de tarde en tarde salían a la luz algunos reproches hacia sus prácticas corruptas y su proverbial nepotismo. Gestos ocasionales de reprobación, realizados sin demasiada convicción y con ninguna continuidad.

Eltsin_Golpe 1991El simpático Eltsin pasó a la retaguardia de res publica sin contratiempo alguno y conservando casi inmaculado el aura de luchador demócrata, que supo fabricarse, como los buenos actores, a la sombra de un
Gorbachev políticamente agonizante, víctima de otra insigne cosecha de despropósitos encadenados a lo largo de seis años de profunda torpeza gobernante.

Boris Eltsin era el amigo de Occidente; el renovador –una especie de Marqués de Esquilache en versión rusa, si bien en otra línea al margen de la estética -y de los escrúpulos, claro está-. Favoreció a los extranjeros [ricos] y casi liquidó el escaso peso específico residual del Kremlin ante el concierto de las naciones, a duras penas preservado tras el final del período socialista.
.
Por supuesto, dividió y empobreció a la sociedad rusa, hasta el punto de resucitar una fuerte añoranza de la etapa Brezhnev entre amplísimos segmentos de la ciudadanía, que se dejaron oir sonoramente a partir del crack de agosto de 1998. Entre tanto, desde Occidente –vivir para ver!- llamábamos democracia esperanzadora a lo que no era sino una gran casa de putas [algo de esto sucedió en la Georgia de Shevarnadze y no confío en que mejore a corto plazo en la regenerada democracia rosa de Saakhasvili, celebrada por pura inercia en Europa tras la bendición inicial de Washington, cuyas razones resulta ocioso reiterar; pero sin una verdadera racionalización del fenómeno].
.
La nueva Rusia, en trance de reconversión hacia lo que denominamos economía de mercado, estaba destinada a ocupar una posición de cuarta o quinta fila en el escalafón mundial, tras dejar en manos del capital occidental una parte substancial de sus mejores activos económicos. El país más extenso del planeta debía involucionar hasta el nivel de república bananera, convenientemente colonizada en la esfera productiva y domesticada en lo demás. Otros dos años de neozarismo eltsiniano –valga la licencia- y el diseño habría traspasado los umbrales de la realidad.
.
CONTINÚA
.
Accede desde aquí al 2º capítulo: Vladímir Putin: ese niño malo ... (II)

Etiquetas: , ,

 
0 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter