Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
El Kremlin, el Cáucaso y el Asia Central ... Caliente, caliente (V)
13 dic. 2004
Mapa general de la Federación Rusa y todas las Repúblicas ex Soviéticas, incluidas las Bálticas
.
No intentaré recapitulación alguna al comienzo de este post. Además del espacio consumido en cada resumen, me asalta siempre la tentación de abordar aspectos colaterales y el temor a que ello me desvíe del guión original, produciendo más capítulos de los que razonablemente cabe dedicar al tema. Así, pues, tanto para refrescar ideas concretas como para tomar contacto con el argumento de esta serie, me remito a los apartados I, II, III y IV.
.
Casi como en los tiempos de la Guerra Fría, rusos y norteamericanos enfrentan de nuevo sus intereses. Han cambiado los modos y son igualmente diferentes el peso de ambos actores y el escenario de la pugna. Ahora, el objetivo de Moscú, que pasa por afianzar su área de influencia natural, colisiona con el de Washington, cuya creciente dependencia energética debe ser satisfecha sin conceder a Rusia demasiado protagonismo en ese camino.

Zhigniew Brzezinski Zbigniew Brzezinski –una especie de Moratinos, en versión Lord Vader- llamó a la región del Cáucaso y Asia Central los Balcanes Euroasiáticos, refiriéndose a este área como centro de poder mundial.

Abundando en la misma tesis, un gran analista armenio –Arseny Oganesyan- escribía en la prensa rusa lo siguiente: “el Cáucaso, Georgia incluida, es una de las zonas que determinan el balance geopolítico de fuerzas del planeta
[
RIA Novosti, 11.03.04]. Y ello por una simple cuestión: hidrocarburos [hay otras razones, como hemos visto anteriormente; pero son secundarias].

Para el Kremlin, se trata de consolidar una posición dominante en este apartado, sumando a los enormes recursos propios de la Federación Rusa la titularidad o el control, parcial o total, sobre la explotación y el transporte de petróleo y gas natural de terceros países productores [ocioso es resaltar el valor estratégico inherente a tal objetivo en un contexto internacional de demanda insaciable].

USAEn cambio, para la Casa Blanca la prioridad consiste en diversificar sus fuentes de abastecimiento, al tiempo que favorece la expansión comercial de las grandes petroleras estadounidenses. Diversificar significa, además, restar protagonismo a Arabia Saudita como proveedor -peligroso por protagonista y por formar parte de ese avispero que se dibuja entre Riad y Teherán, pasando por Bagdad (claro que dicha inestabilidad no es en absoluto ajena a las torpezas encadenadas de las diferentes Administraciones norteamericanas, desde James Carter hasta George Bush Jr., cuya permeabilidad frente al belicismo de personajes como Donald Rumsfeld o el antes aludido Brzezinski ha contribuido no poco a llevar las cosas hasta el extremo en que se encuentran actualmente).

Putin & BushLa estrategia de Washington, no obstante, ha variado en cierto sentido. Tras el fatídico 11-S se hizo evidente que una cosa era segar la hierba bajo los pies de los rusos y otra, ahora muy inconveniente, provocarlos hasta el extremo de poner a prueba el temple y la firmeza de Putin. A este respecto, tengo la íntima convicción de que los elementos más rancios del Pentágono, con Rumsfeld a la cabeza, debieron padecer una especie de cólico cuando Bush y Putin acordaron que evitar la confrontación directa redundaría en beneficio de ambas partes.

De ahí en adelante, el Kremlin inició un desmarque progresivo de Sadam Houssein, su tradicional aliado y cliente en el Golfo Pérsico, dejando el camino expedito a la cruzada expansionista estadounidense, torpemente maquillada para la ocasión con los colores de la lucha antiterrorista. Nominalmente, la posición rusa ante la opinión pública internacional era de clara alineación con la defendida por Francia y Alemania -cuyo pacifismo no brota de razones intrínsecamente nobles. En la práctica -desde mis gafas, claro-, se trataba de salvaguardar las apariencias, limitando la injerencia norteamericana en la cuestión chechena y en el programa recentralizador de Putin -por ejemplo- a esporádicas manifestaciones de honda proeocupación con motivo de alguna rueda de prensa de Colin Powell o el portavoz de turno del Departamento de Estado ... La típica y tópica retórica diplomática. Nada grave.
.
Sin embargo, estos acuerdos de paz informales, nunca explicitados, son de alcance limitado, independientemente de su trascendencia. Entre bastidores, se libra otra guerra más sutil; un conflicto incruento plasmado en ofensivas y contraofensivas de corte político-económico sobre puntos clave del Cáucaso y Asia Central, con movimientos militares de alcance todavía limitado.

Las formas vienen siendo respetadas escrupulosamente, en general; lo que me sugiere que George Bush ha captado la diferencia entre la Rusia del ambicioso, corrupto y manejable Boris Eltsin y la que representa y defiende el actual lider del Kremlin, mucho menos sonriente y bastante más pertrechado ideológica y moralmente.

Etiquetas: ,

 
3 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el jueves, 16 diciembre, 2004. Anonymous Anónimo escribió…

    Hace tiempo que leo este blog y creo que ya sé recitar la lista de tus personajes más "admirados": Yeltsin, Gorbachov, Yuschenko y nuestro Ministro de Exteriores, Moratinos.
    No me atrevo a decir que los "admiras" en ese orden. La verdad es que resulta gracioso porque no perdonas la ocasión de descargar tu ironía sobre ellos. Tendrías que someter la lista a votación entre los lectores de tu blog. Te dejo la idea y te doy la enhorabuena por el trabajo que haces.

     
  • Publicado el jueves, 16 diciembre, 2004. Blogger César escribió…

    Como bien dices, ninguno de esos personajes es Santo de mi devoción. No obstante, la intensidad del desamor varía en cada caso individual. De tu lista de "favoritos" sólo uno me resulta moralmente indigesto: Boris Eltsin. Tenía las neuronas precisas para obrar como un ruso que ama a su país; en cambio, se comportó como un cuatrero y un irresponsable.

    Gorbachev debería haberse dedicado a la lírica, pero a los ciudadanos soviéticos se les había terminado la suerte; de modo que aterrizó en la cima del Partido Comunista del la URSS, desde donde promovió un engendro bucólico-político, más conocido como "Perestroika", que abrió las puertas del infierno y allanó el camino a depredadores como Eltsin y su corte. Sigo pensando que Gorbachev creía proceder correctamente; pero no me extraña que muchísimos habitantes de lo que hoy es la CEI hayan soñado con su fusilamiento.

    No tengo nada contra Víktor Yuschenko. Sólo se trata de un animal político -uno de tantos-, inteligente, ambicioso y populista ... Siempre quiso suceder a Kuchma -y encarcelarlo, a ser posible-, aunque su modelo de futuro me parece radical y utópico, porque ni la UE va a abrirle las puertas de par en par si alcanza la Presidencia, ni Ucrania puede consolidarse como patria de todos los ucranianos desconsiderando sus raíces comunes con Rusia. En el supuesto de que logre sus propósitos, temo que se convertirá en parte de un gran problema que no existía como tal pocos meses atrás. Yuschenko no me resulta antipático. Sólo pienso a veces que si tomar un poco más de ese supuesto veneno que le ha desfigurado garantizase su victoria, quizá él mismo se lo prescribiría ...

    En cuanto a nuestro querido Ministro, D. Miguel Angel Moratinos, me parece un personaje políticamente torpe hasta el límite de lo casi ridículo. Mi cinismo es de gran ayuda para superar el conato de rubor que me producen sus actuaciones como Jefe de la Diplomacia española. Claro que las cosas empeoran cuando veo en algún informativo televisivo cómo desciende del avión el Presidente Rodríguez Zapatero, con gesto atragantado y flotando dentro de un traje que no sabe lucir con naturalidad.

    Por supuesto, sólo se trata de opiniones.

     
  • Publicado el viernes, 17 diciembre, 2004. Anonymous Anónimo escribió…

    Una explicación de lo más interesante.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter