Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Un poco de macroeconomía: La CEI crece [también en inflación]
20 nov. 2004
.
Con los números en la mano, podríamos caer en la tentación de creer que el espacio ex soviético marcha viento en popa. Pero una cosa es el balance de trazo grueso -el macroeconómico- y otra, bien distinta, la realidad acerca de cómo se trasladan a los ciudadanos esos aparentes signos de vitalidad.
.
Llegados a este extremo, la mejora neta no resulta tan llamativa como sugieren los fríos números. Mi opinión estrictamente personal es que el punto de equilibrio, a partir del cual cabría formular un diagnóstico más optimista, no se alcanzará en tanto cuanto no se recuperen los niveles de poder adquisitivo real de 1991, antes de la liquidación de la URSS. Y el tránsito hacia semejante meta implica un viaje de no menos de tres años -estimo-, en los supuestos más favorables, y uno no tan predecible en aquellos Estados menos agraciados por la fortuna en el reparto de recursos naturales -energéticos, básicamente-, varios de los cuales sufren, además, una severa crisis estructural casi desde el mismo día de sus independencias -o sin casi-, como sucede en Georgia, Moldavia y -con factores atenuantes- también en Armenia.
.
Así que, a modo de radiografía, me he entretenido confeccionando un breve cuadro comparativo de magnitudes económicas clave [ver abajo]. De su examen podemos deducir algunos detalles interesantes:
.
• La Inflación media de los Estados miembros de la CEI [10%] -primera columna comenzando por la derecha de la tabla- es superior al Crecimiento de sus respectivas economías [8%], representado en las cifras de Producto Interior Bruto. Y aunque dicha situación es preferible a la del no-Crecimiento, aún sin Inflación, nada bueno augura a medio plazo si no se implementan políticas correctoras eficientes.
.
• Sólo cuatro países han hecho bien los deberes en esta materia; particularmente Ucrania, que con más de seis puntos porcentuales de distancia entre PIB e Inflación, se destaca sobre sus socios. En las antípodas se halla Armenia, cuyo progreso del 1,2% en este apartado es decrecimiento, en términos reales, tomando la referencia de ejercicios anteriores. Y por si ello fuese poco, la pequeña nación cacucásica da cuenta de una descarada inflación -que podría rondar el 10% al cierre del año-, cuando entre 1999 y 2002, ambos inclusive, mantuvo tasas de incremento de la riqueza interna superiores al 5% -en promedio-, simultaneándolas con índices de precios muy próximos al deflactor [confieso que este asunto ha logrado intrigarme].
.
• El aparente auge exportador vivido en Kazakhstán y Azerbaiján no debería inducirnos al autoengaño, ya que el fantasma de la crisis petrolera ha disparado la venta de hidrocarburos; sobre todo, ha disparado los precios, con la lógica repercusión contable [y digo "fantasma" porque se trata de una crisis virtual, generada artificialmente para financiar esfuerzos bélicos y obtener algunas plusvalías sin importancia]. Además, si nos fijamos bien, el saldo de la balanza de pagos aparece sólo levemente mejorardo en Azerbaiján y rotundamente negativo en valores netos [-12,9%] si nos referimos a Kazakhstán.
.
• En cuanto a las números de la Federación Rusa, no me atrevo a pronunciarme. Salvo en lo tocante al IPC, los datos que ofrece la CEI no se corresponden con el balance que apenas unos días atrás presentaba públicamente el Ministerio ruso de Economía. La única explicación que se me ocurre pasa por el hecho de que el aparato administrativo de la CEI es un reducto funcionarial tetraplégico e irresponsable, que no siempre dispone de la documentación necesaria para elaborar sensatamente sus estadísticas [veremos en la tabla inferior que, en esta ocasión -y no por vez primera-, faltan los indicadores de dos Estados miembros, cuya seriedad es aún más cuestionable, dicho sea de paso].
.
• Por lo que afecta a mi Moldavia, el panorama no inspira tranquilidad: Inflación que dobla al crecimiento del PIB, balanza negativa de intercambios comerciales y escasa afluencia de capitales procedentes del exterior [ridícula, si hablamos de la UE] ... Al menos, el índice de la producción industrial viene dando señales de estabilidad durante los últimos tres ejercicios económicos. No obstante, temo que hará falta más que eso para producir cambios palpables en la buena dirección.
.
Principales indicadores macroeconómicos de los países
miembros de la Comunidad de Estados Independientes
Enero-Septiembre 2004, en % sobre el mismo período de 2003
[Fuente: Comité Interestatal de Estadística de la CEI]

Los datos están expresados en base 100, de modo que obtendremos fácilmente los porcentajes dividiendo cada valor por el índice de referencia.
Turkmenistán y Uzbekistán no figuran en el gráfico, porque -usualmente- aportan tarde e incompleta la información estadística.
Los datos de crecimiento de las Exportaciones e Importaciones corresponden al período Enero–Agosto.
Los números en color amarillo se refieren al período Enero-Junio, en tanto que los que figuran en verde reflejan magnitudes realmente reseñables. Los rojos, como es preceptivo en Contabilidad, alertan de una situación negativa [inflación, en el caso que nos ocupa].
** Las cifras promedio de la CEI son –necesariamente- una estimación.
Cabecera: logo institucional de la CEI

Etiquetas: ,

 
4 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el domingo, 21 noviembre, 2004. Anonymous Anónimo escribió…

    Me quedé con ganas de leerte en relación con la interesante bidimensión macro-micro que describe a cualquier realidad y que es inevitable dejar de lado para poder comprender a fondo el verdadero “sentido del actuar” (Weber) de los que viven la misma. Esto que tan bien plantéas como algo distinto y diferenciado de los indicadores macro económicos… “la realidad acerca de cómo se trasladan a los ciudadanos esos aparentes signos de vitalidad”.

    Y digo que me quedé con ganas por dos cosas: Primero porque, a ojos de una latinoamericana, los índices no son nada despreciables. Ya quisiera mi Argentina poder sostener esos índices de crecimiento al menos durante 5 años consecutivos!!! De hecho todos tendríamos muchísimas ganas de vivir con el descaro de una inflación que ronde el 10%... (¿no les sucederá lo mismo a los que habitan los países que describís?) Y en segundo lugar porque el impacto de cada uno de esos indicadores difiere notoriamente en la población, en cómo los ciudadanos receptan esos “aparentes signos de vitalidad” (vuelvo a citarte). Argentina, por ejemplo, ha logrado controlar razonablemente la inflación, esto ya desde la nefasta década de los 90; y -desde la asunción del último presidente- el crecimiento anual del PBI ha superado los índices previstos. Y ni qué hablar de las exportaciones (aquí sí nos distanciamos bastante de tus países) que han crecido (y enriquecido) enormemente luego del traumático final de la ley de convertibilidad (ésta que mantenía la paridad 1 – 1 entre peso argentino y dólar estadounidense). Sin embargo, la percepción de todos es que nos sentimos imbuidos en una tremenda pobreza de la que no podemos salir... Y esto porque, a pesar de los fantásticos índices macroeconómicos que superan las estimaciones previstas, el desempleo sigue siendo un flagelo que no podemos controlar como quisiéramos. Y es precisamente esta dimensión (empleo-desempleo) la que se erige en mi país como la “dimensión por excelencia” representativa de la situación en la que nos encontramos. “Si no tenemos trabajo, somos pobres” (o al menos, es la imagen que los desarrollados, democráticos y libres países del primer mundo nos ayudan enfáticamente a construir).

    No sé si mis comentarios son pertinentes o no, intentan sólo indagar (te) sobre cómo verdaderamente viven las personas que habitan esas tierras esta situación que vos tan bien nos mostrás desde un punto de vista macro. Cómo la viven, cómo la sufren, cómo la entienden; esto es, cuál es su propia percepción de su propia realidad (sea cual sea, correcta o incorrecta, buena o mala, acertada o no). Nadie mejor que vos para contarlo, no?

    Un beso grande.

     
  • Publicado el domingo, 21 noviembre, 2004. Anonymous Anónimo escribió…

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

     
  • Publicado el lunes, 22 noviembre, 2004. Blogger César escribió…

    Tu aportación es brillantísima y sentida, mi anónima lectora argentina. De modo que merece una respuesta "como Dios manda".

    Así, lo único que haré en este instante es darte las gracias -muy sentidas igualmente- por leerme y por haber compartido conmigo y con los visitantes habituales u ocasionales de esta web una reflexión tan profunda como bien expresada.

    No te pierdas, porque si las elecciones ucranianas me lo permiten, hoy mismo o mañana publicaré mis comentarios ligados con tuyos. Además, deseo asegurarme de que tu nota no queda reducida a esta subsección, que no todos los lectores consultan.

    Большое спасибо еще раз! (Muchas gracias, una vez más)

     
  • Publicado el lunes, 22 noviembre, 2004. Blogger César escribió…

    Aviso para navegantes: un segundo comentario que aparece como "eliminado por el administrador" no era sino el mismo comentario anterior, que llegó duplicado a este espacio.

    Internet es quizá el único espacio de libertad real que existe en el planeta, y no seré yo quien lo amenace desde mi rincón del ciberespacio.

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter