Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Ucrania: ¿y ahora qué va a pasar?
24 nov. 2004
.
Naranja: Víktor Yuschenko - Azul: Víktor Yanukovich
.
No voy a extenderme demasiado en las reacciones de Yuschenko y los portavoces puntuales de diversas naciones occidentales ante el triunfo electoral de Víktor Yanukovich. No lo haré porque, en primer lugar, es lo único que ya goza de suficiente eco los medios de comunicación españoles, los cuales, mayoritariamente, no han explicado qué estaba dilucidándose en Ucrania con motivo de los comicios presidenciales -deduzco que ni conocían, ni comprendían, ni les importaba realmente.
.
Ahora se ha desatado cierta bronca, y eso vende más, como todos sabemos. Así, pues, durante algunos días escucharemos, veremos y leeremos acerca del tema: nombres mal escritos y/o mal pronunciados, imágenes de las manifestaciones en favor del candidato derrotado -cuyo porvenir político amenaza con igualarse al de un caramelo a la puerta de un colegio-, declaraciones críticas respecto de la dudosa pulcritud del proceso electoral realizadas por el Ministro de A.A. Exteriores germano, Joschka Fischer, su homólogo británico, Jack Straw, el Primer Ministro holandés, Jan Peter Balkenende, o el portavoz de turno del Departamento de Estado en Washington, Adam Ereli (cada día aparece uno diferente), etc.
.
También han hablado al respecto Leonid Kuchma, Volodymir Lytvyn -portavoz del Parlamento ucraniano-, Vladímir Putin, Sergei Mironov -representante del Consejo de la Federación Rusa- y otros muchos, en tono muy distinto. Ni la menor referencia de sus declaraciones tendremos a través de los medios españoles (se admiten apuestas).
.
¿Qué hay de cierto en las insinuaciones y acusaciones de fraude electoral? Quien pueda acreditarlas, qué lo haga. Mi opinión personal es que las dos facciones en liza han cometido cuantas irregularidades estaban a su alcance -ambas, insisto, según todos los indicios-, porque hacer trampa está en la naturaleza de todas las sociedades predemocráticas; y en Ucrania, al igual que en Rusia, Georgia o Moldavia, se da por hecho de antemano que nadie jugará limpio habiendo tanto en riesgo si dispone de mejores opciones para engrasar los acontecimientos.



.

Manifestación pro-Yuschenko celebrada ayer en Kíev
.
Sea como fuere, lo cierto es que existen otros referentes, y que 50.000 manifestantes en las calles Kíev -Київ, en la lengua ucraniana-, una ciudad de 2,7 millones de habitantes oficiales, que son 4 en la práctica, no supone una gran demostración de repulsa. Sin embargo, cuenta lo que los publicitarios denominan valor percibido, cuyo impacto está garantizado de este lado de la barrera. Es la misma retórica de siempre.
.
¿Y mañana, qué? El estrechamiento de relaciones entre Kíev y Moscú está cantado -porque la cercanía era ya obvia, aún con períodos de calculada ambigüedad-, tras la previsible y polémica victoria de Víktor Yanukovich. Por mi parte, ni ahora ni en las pasadas elecciones Parlamentarias he sido capaz de captar un sólo argumento que explique las ventajas prácticas del modelo pro-occidental de Yuschenko.
.
Ateniéndonos a los antecedentes históricos recientes, lo único que Ucrania ha recibido de la UE son desplantes. Romano Prodi y sus adláteres llagaron a calificar abiertamente de ilusos a los políticos de Kiev cuando estos plantearon el inicio de conversaciones con Bruselas, cara a una hipotética incorporación en un plazo no inferior a ocho años, al todavía entonces "Club de los Quince". Les dieron con la puerta en las narices. Tal es la calificación que corresponde a una respuesta rayana en la grosería. ¿Por qué? Porque la mayor parte del mercado ucraniano -oleoductos y gasoductos incluídos- está en manos de empresas rusas. Cierto que la mano de obra local es barata, pero las oportunidades de acaparar grandes negocios no son ya las mismas que los alemanes y otros -por ejemplo- hallaron anteriormente en Polonia, Chekia o Eslovakia, etc
.
Y visto desde una perspectiva geoestratégica, el tema viene muy grande a nuestra querida Europa. La OTAN se mueve al dictado de Washington, y no representa gran cosa como bloque sin el soporte norteamericano. En Washington, a su vez, no están precisamente interesados -o no dan muestras de estarlo- en una OTAN con más protagonismo de los actores europeos (tampoco en una UE compacta, coordinada y eficiente, lo cual está bastante lejos concretarse, por lo demás), excepto si ello sirve para repartir el esfuerzo económico y diluir el riesgo político de ciertas iniciativas, como sucede en Afganistán y como no llegó a concretarse en Irak, dado que la cruzada anti Sadam suponía un serio quebranto para los intereses económicos de Francia y Alemania.
.
Y ya casi olvidaba un detalle que comentábamos ayer entre amigos: ¿no divide gravemente al país la victoria de una facción política por tan estrecho margen? Mi respuesta se viste de contrapregunta para la ocasión: ¿dividió a la sociedad estadounidense la victoria de George Bush frente a Al Gore, por menos de 200.000 votos, cuatro años atrás?
.
Por lo que a mi respecta, удача и поздравления, господин Янукович! (suerte y enhorabuena, Sr. Yanukovich!).

Etiquetas: ,

 
4 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
  • Publicado el miércoles, 24 noviembre, 2004. Anonymous Anónimo escribió…

    A través de los sucesos de Ucrania se está demostrando que hay puntos débiles en las democracias -o predemocracias, como usted dice-- A saber. No hay procesos limpios. Si por limpios entendemos que una persona es un voto y ese voto se cuenta correctamente y no se manipulan las urnas. Y, también, que en una democracia cuando el perdedor se cree que debía haber ganado se saltan las alarmas y los procesos legales establecidos.

    Si hay unas normas da igual ganar por uno que por un millón. Y cuando digo que da igual me refiero a que el ganador es el mismo. Ni era menos legítimo Bush por ganar por menos de 200.000 votos en el 2000 ni ahora lo es Yanukovich. Otra cosa es que me guste uno u otro.

    Estamos perdiendo el sentido de la democracia. Que no es la libertad de expresión, y que cada uno pueda decir lo que quiera, sino que se acepten las reglas.

    Saludos, excelente trabajo.

    (Firmado: Virgulilla, de Criterio)

     
  • Publicado el miércoles, 24 noviembre, 2004. Blogger Cyrille Gallant escribió…

    Sigo sin entender la nueva fascinación occidental por una figura tan siniestra como la de ющенко: ahora resulta que Europa empieza en Ucrania... ¿y por qué no en Rusia? Ahora que toda Europa discute sobre Turquía, ¿no habría que actuar con valentía y pensar en Rusia como parte de Europa?


    Por mi parte, seguiré diciendo на украине en vez de в украине.

    Felicitaciones por el artículo, César.

     
  • Publicado el jueves, 25 noviembre, 2004. Anonymous Anónimo escribió…

    Temo que la idea de una Rusia integrada en la UE no encaja ni en Bruselas ni en Moscú. Lo de los turcos tampoco lo veo demasiado claro, ya que lo mencionas. Hoy por hoy, creo que Washington es el único que tiene razones para promover la candidatura de Turkía (aunque ésta es una espinosa cuestión para abordarla aquí y ahora).

     
  • Publicado el jueves, 25 noviembre, 2004. Blogger César escribió…

    Tu anotación es de lo más sensata, Virgulilla. Uno o un ciento, lo que define al vencedor es el resultado, más allá de nuestro relativismo indivitual a la hora de hacer valoraciones. O se es demócrata o no se es.

    En relación a esa Europa abierta a Rusia, se me han adelantado en la respuesta, Félix. Suscribo la tésis del nuestro comunicante anónimo hasta la última sílaba, y sólo añadiré que el célebre "divide y vencerás" bien podría encontrarse tras las motivaciones estadounidenses en su promoción de la candidatura turca. Si yo "reinase" en la Casa Blanca haría lo mismo ...

     
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter