Enlaces ▪ Blogroll
Paisanaje
haz click

Vídeo
Los extranjeros en el entorno postsoviético
14 sept. 2004
Extracto de un breve ensayo que completé a finales del año 2002 sobre las
claves de las dos Repúblicas más pequeñas de la extinta Unión Soviética:
Moldavia & Armenia: dos realidades equidistantes del mismo centro
.
..
La inversión exterior en los países del Este tropieza corrientemente con un muro levantado a base de divergencias entre directivos forasteros y las estructuras de poder -políticas y fácticas- del país que les acoge.

En un sentido muy amplio -herencia del aislamiento-, los nativos carecen de referentes históricos y background para gestionar y facilitar las relaciones con elementos culturalmente ajenos o extraños, y –lo que es peor- para asimilar sin un cierto sentimiento de pérdida esa [presunta] cesión de soberanía implícita en toda privatización o simple venta de activos a una Compañía extranjera.

A su vez, no pocos gestores extranjeros exhiben un notorio déficit de humildad para obviar actitudes prepotentes, cuya base argumental no es otra que la fortaleza económica que les distingue y distancia del nueno entorno en que se estrenan.

Muchos hemos sido testigos de cómo con demasiada frecuencia algunos ejecutivos occidentales eran víctimas de su falta de idoneidad para la misión, al carecer del perfil y entrenamiento precisos para desenvolverse con naturalidad y solvencia –ambas- en medios tan singulares, resultando presas tempranas de un aislamiento que se acrecentaba a medida que lo hacía su propio desconcierto. A partir de ahí, poco a poco, las posiciones intelectuales tienden a radicalizarse, conduciendo al sujeto a una apreciación de la realidad cargada de rigidez y unilateralidad.

Como es previsible, las Empresas notarán sin demora las secuelas de semejante conducta en su cuenta de resultados; aunque frecuentemente transcurrirá un tiempo muy valioso antes de que los verdaderos elementos perturbadores queden al descubierto, pues su acción se oculta tras los problemas objetivos que ha contribuído a generar.

Llegados a este extremo, de poco sirve invocar la falta de garantías jurídicas que envuelve la actividad de las Compañías extranjeras en la ex URSS. Eso es algo que todo inversor sabe antes de encaminar sus pasos hacia el Este. Pero cuando a la vuelta de uno o dos años continuamos recitando la misma salmodia exculpatoria, no hacemos sino dar testimonio de nuestra inadaptación.

Las verdades y los manuales de cultura corporativa son factores situacionales; es decir, lo que ayer y allí fue cierto, tal vez no lo sea hoy y en este lugar, puesto en práctica de tal o cual manera. Por alguna extraña razón, los profesionales olvidamos las bondades del relativismo con alarmante facilidad.

Todos recordamos el sonoro fracaso de la Banca Industrial española décadas atrás. En el trasfondo se encontraba la desadaptación de los gestores del momento, que con bancaria mentalidad perdieron miles de millones manejando actividades que jamás llegaron a comprender; porque dos negocios diferentes no pueden enfocarse bajo un esquema estratégico unitario.

La antedicha referencia se me antoja una paráfrasis afortunada para resumir lo que [eventualmente] acontece en el área de referencia con los extranjeros: simplemente, subestiman la necesidad de combinar los elementos clave de su cultura empresarial con aquellos otros del entorno al que se pretende exportar –con lo que ya no hablamos de exportación, sino de imposición. Algo así como ponerse gafas de sol para caminar en la oscuridad. Cuando la presión de los objetivos y la falta de profundidad se alían, tal es la consecuencia inevitable.

Tengamos presente que una Empresa extranjera es un verdadero agente de la transición, potencialmente non grato, en los países ex soviéticos; un hecho político, en realidad, sometido por ello a observación permanente. Así, lograr una comunicación fluída con todas las instancias de la sociedad se convierte en cuestión crítica.

Mi particular experiencia oriental se inscribe en tales reflexiones y en las de otras muchas personas, nativas y foráneas, que han vivido estos años de cambio siendo notarios o exponentes, según el caso, de lo bueno y lo no tanto que Occidente está aportando al desarrollo del espacio postsoviético, así como de las [no necesariamente ineludibles] dificultades que ciertas Empresas occidentales atraviesan, ayudadas por errores encadenados de enfoque y puesta en escena.

El Este de Europa tiene sus propias reglas, dictadas por un sistema informal, difícilmente aprehensible desde la periferia, para facilitar el tránsito más gradual de las sociedades hacia los nuevos escenarios derivados de la fragmentación de la URSS y las exigencias de la globalización. El sistema puede flexibilizarse en el proceso de convergencia de y hacia los nuevos operadores del mercado. Sin embargo, siendo perfectamente posible hacer Empresa en el Este, no resulta tan evidente que las reglas del juego puedan ser ignoradas.

Etiquetas: , ,

 
0 Comentarios:
IMPORTANTE

▪ Procura que tu comentario guarde relación con el tema del día.
▪ Usa tu nombre o un alias cualquiera, pero no hagas comentarios anónimos, por favor.
▪ Eliminaré sobre la marcha cualquier anotación que incluya observaciones de carácter ofensivo.
▪ Todos los comentarios en entradas con antigüedad superior a 30 días están sometidos a moderación previa.

NOTA.- El formulario de publicación de Comentarios se abrirá en una pestaña independiente. Ciérrala cuando hayas concluido la tarea y a continuación presiona F5 para visualizar tus propias notas en la pantalla principal.
DÉJANOS TU COMENTARIO
◄◄ Regresar
 




Lo más leído
Entradas anteriores
Archivo ▪ Búsquedas internas















    Í n d i c e
Autor

acerca de mi



Facebook Twitter RSS

2004-2015 ▪ Desde mis gafas

Site Meter